Las parlamentarias Marleny Portero López (AP) y Magaly Ruíz Rodríguez (APP) lamentaron el estado situacional en el que se encuentran el colegio emblemático San Juan de nivel secundario en Trujillo, departamento de La Libertad.

Fue el lunes 23, en el marco de su función de fiscalización que ambas vienen realizando en esta ciudad como titulares de la Comisión Especial Multipartidaria de Monitoreo, Fiscalización y Control de Programa Hambre Cero y la Comisión Especial Multipartidaria de Protección a la Infancia en el Contexto de la Emergencia Sanitaria.

En el lugar encontraron ambientes deportivos que el Ministerio de Educación, a través del Pronied, hasta la fecha no han entregado por falta de voluntad política de sus autoridades.

Magaly Ruíz manifestó que hay una serie de deficiencias en la piscina, en la que se habría usado material inadecuado por lo que ya presenta serias rajaduras que son un peligro para los 2 300 jóvenes que alberga esa institución educativa.

«Necesitamos reactivar el deporte, queremos chicos sanos, luchar contra la delincuencia. El Estado no está visibilizando este enorme problema que existe en los colegios», dijo.
En razón a ello, manifestó que ya coordinó con Pronied para dar solución inmediata a esta problemática que por años aqueja a la comunidad educativa.

Seguidamente, ambas legisladoras visitaron la I.E. San Juan, donde inspeccionaron los alimentos del programa Qali Warma, con la finalidad de asegurar la calidad del servicio alimentario. Las parlamentarias verificaron el buen estado de las hojuelas de avena, tarros de leche, latas de atún, arroz, azúcar, fideos que son distribuidos a cerca de 900 padres de familia para 40 días.

La congresista Marleny Portero consideró que se debe evaluar que los niños reciban su ración de alimento en el mismo colegio porque lo productos que son distribuidos a su hogar no alcanza, además que podría malograrse debido a que muchos en casa no cuentan con una refrigeradora.

«Este producto llega a hogares en los que viven 6 a 7 personas y no llega al público objetivo que son los niños. Esta leche en tarro que es para 40 días, una vez abierta se puede malograr porque no tienen luz, ni refrigeradora. El Qali Warma acompaña a una nutrición de calidad», sostuvo.

OLLAS COMUNES

Las legisladoras también visitaron la olla común «Una mano amiga», del asentamiento humano Richard Acuña, donde pudieron constatar que la alimentación que reciben de Qali Warma, a través de la municipalidad Nueva Esperanza, no alcanza para el total de 129 beneficiarios que se atiende de lunes a domingo.

Portero López manifestó que desde la comisión que preside se viene trabajando un proyecto de ley multipartidario que crea el padrón único de beneficiarios que tiene por objeto brindar la base legal para la actualización permanente de todos los programas de asistencia alimentaria del Perú, administrados por el gobierno central, gobiernos regionales y municipalidades provinciales y distritales.

«Están los alimentos de Qali Warma pero no es su totalidad, aún falta, porque no llega directo, por eso es importante que haya un reajuste para que ellas manejen el presupuesto. Falta que se reglamente para que ellas sean las propias generadoras de los recursos y no mendigar algo que es su derecho, porque en la pandemia son las heroínas», puntualizó.

Finalmente, Rosa Chávez Cruzado, presidenta de la olla común «Una Mano Amiga», solicitó que los alimentos lleguen todos los meses y nomendigar algo que es su derecho, porque en la pandemia son las heroínas», puntualizó.

Finalmente, Rosa Chávez Cruzado, presidenta de la olla común «Una Mano Amiga», solicitó que los alimentos lleguen todos los meses y no como se viene distribuyendo en la actualidad, es decir, cada tres meses porque no alcanza.

Además, pidió capacitación en diversos talleres para las 38 madres de familia asociadas que no cuentan con un trabajo para poder sostener a sus hogares.

Lima, 23 de mayo de 2022

PRENSA-CONGRESO