“Se fortalecen las capacidades de madres cuidadoras, madres guía, guías de familia y socias de cocina, entre otras”

Los más de 42,000 actores comunales, capacitados por el programa Cuna Más del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), para el cuidado de niñas y niños menores de 3 años que son usuarios de dicho programa, intensifican su labor para promover el desarrollo infantil temprano en zonas de pobreza.

El 98 % de actores comunales son mujeres, a quienes la pandemia no impidió su trabajo, dado que el programa Cuna Más adecuó sus servicios en contextos no presenciales, y las capacitó para continuar brindando el acompañamiento y seguimiento al desarrollo infantil temprano de las niñas y los niños, que viven en situación de pobreza y pobreza extrema, para superar las brechas en su desarrollo cognitivo, social, físico y emocional.

Cuna Más tiene como actores comunales voluntarios a madres cuidadoras, madres guías, las guías de familia, socias de cocina, repartidores de alimentos, apoyo de limpieza y vigilancia, apoyo administrativo y las facilitadoras; así como a personas representativas de la comunidad, quienes contribuyen a brindar una atención oportuna, integral y de calidad en los servicios de cuidado diurno y acompañamiento a familias.

El personal hace uso de herramientas como llamadas telefónicas para brindar consejería, mensajes de texto o de WhatsApp y perifoneo o radio comunitaria en zonas con difícil cobertura. Esta forma de brindar los servicios del programa tiene un alcance en 26 regiones, 195 provincias y 1,845 distritos.

Testimonios

Para Hilda Chacón Leandro, facilitadora del Servicio de Atención a Familias de Cuna Más en la comunidad de Astobamba de la región Pasco, “no hubo impedimento en esta pandemia para cumplir con mis usuarias y hacerles llegar el mensaje del lavado de manos, el uso correcto de mascarillas, prevención de la violencia familiar, paquete integral de salud, alimentación, entre otros, cumpliendo con mis protocolos de bioseguridad”.

También lea:

Gobierno anuncia que se ampliará la cobertura de los programas sociales

Por su parte, María Estela Reyes Cavero, socia de cocina del comité de gestión Corazón del Pino, en el distrito limeño de La Victoria, tiene ocho años apoyando en la alimentación de las niñas y niños entre 6 y 36 meses, y considera “un triunfo que la niña o niño consuma sus alimentos, porque realmente lo necesitan”, concluye.

Los actores comunales también pueden cumplir sus propias metas y sueños. Ese es el caso de María Cubas Díaz, madre cuidadora en el Servicio de Cuidado Diurno del Comité de Gestión Las Orquídeas de Moyobamba, en la región San Martín.

“Mi experiencia en Cuna Más empezó en el 2013, cuando luego de haber sido familia usuaria me invitaron para apoyar a la primera infancia, sintiéndome feliz porque iba a contribuir en el buen desarrollo de los niños del país. Me llenaba de felicidad y ternura pasar tiempo con niños que venían de diferentes realidades, me emocionó la idea de formar parte de sus primeros años de vida”, recuerda.