CARTA ABIERTA A LOS ELECTORES

Quedan pocos días para una de las elecciones más importantes en la historia del Perú, puesto que, conmemoramos el bicentenario de nuestra independencia. Es tiempo de dejar el diálogo de sordos, los insultos y los adjetivos denigrantes. De lo que se trata es de poder avanzar hacia la consolidación de un proyecto común. Mantenemos la esperanza en un cambio favorable para nuestro país.

Tenemos una pandemia que está arrasando con el país. Nuestras actitudes deben ser coherentes con lo que pensamos para tener un futuro mejor. Estamos en una crisis de salud, económica y social que no armoniza con la gran conmemoración y nos debatimos en medio de los temores, la pobreza e incertidumbre.

¿Por qué será importante emitir un voto consciente? No podemos pensar que la democracia camina por sí sola, el derecho a votar es una de nuestras libertades más importantes dentro de este sistema de gobierno. Garantiza que tengamos voz y que nuestras voces se escuchen. Debemos defender la democracia y una de las mejores maneras de hacerlo es sufragando, pero eso sí, con mucha responsabilidad ya que se trata del futuro de nuestra nación.

En ustedes, respetables electores, está la determinación de elegir a la mejor opción que haga del Perú un país de las grandes oportunidades; por lo tanto, el voto deberá ser resultado de una decisión basada en las propuestas y no en una retórica estéril. Requerimos de una persona que nos inspire confianza, que goce de credibilidad y no se corrompa con el dinero del pueblo.

Frente a la polarización del país, ¿no les parece que necesitamos diferenciar los planteamientos factibles e inviables? ¿No les parece que sería importante escuchar el cómo concretizar las propuestas? ¿Cómo reactivar la economía? ¿Cómo generar oportunidades laborales? ¿Cómo enfrentar la crisis sanitaria contando con servicios especializados y medicinas para las personas tocadas por la pandemia y otras enfermedades? ¿Cómo proteger más a los vulnerables? ¿Qué sucede y debería suceder con la educación en tiempos de pandemia? ¿Cómo enfrentar esta crisis social y sanitaria sobre la escuela y las desigualdades? ¿Qué futuro le espera a la escuela, al rol del maestro y de la familia?

Estimados conciudadanos, son quizá las respuestas a estas y otras interrogantes las que se necesiten debatir para determinar la elección. Recapaciten, piensen que su decisión no les afectará solo a ustedes, sino también a toda la nación. No se engañen, deséense a sí mismos lo mejor y reflexionen antes de emitir su voto.

¡POR SUS HIJOS, POR LOS JÓVENES! ¡POR NUESTRO PRESENTE Y POR NUESTRO FUTURO COMO PAÍS!  ¡SÍ AL VOTO INFORMADO!