4 años va cumplir en que la importante maratón pasqueña fue distorsionada y deformada antojadizamente por los inteligentes funcionarios de la presente gestión de Rudy Callupe; estos señores cambiaron la denominación de origen solo porque les dio la real gana de cambiar, según la génesis de la maratón pasqueña esta nació en 1982 como “Maratón Más Alta del Mundo” “Meseta del Bombón”, tramo Carhuamayo – Cerro de Pasco, con recorrido olímpico de 42 kilómetros 195 metros; convirtiéndose en el patrimonio deportivo de los pasqueños; desde su creación fue el primero en el Perú, despertando el interés la participación de deportistas calificados de talla internacional, también por los incentivos económicos que se retribuye al esfuerzo y sacrificio de los atletas.

Sin embargo los hombres de Rudy que felizmente ya se van, lo tergiversaron; desde el 2015 ahora se denomina Maratón 42 K o K 42; lo más insólito es que cada año tiene un lema; al año pasado fue “Yo corro por mi salud” ahora este año 2018 dice “Yo corro por mis costumbres”, o sea de un tiempo a  esta parte la maratón se organiza por salud y por costumbre, ya no es de competencia.

Ahora la tergiversada maratón K - K  versión IV y la verdadera y única maratón Meseta del Bombón en su edición XXXVII se correrá el próximo domingo 18 de noviembre, en medio de una incertidumbre; pues los fondistas del Perú están confundidos, piensan que la maratón K 42 es otra competencia; esta gestión municipal ha conducido a la maratón estandarte de Cerro de Pasco a la decadencia y desinterés general; definitivamente ya perdió la categoría de maratón internacional como lo es la Maratón de los Andes; si en Huancayo esta lo hubieran  tergiversado ya estarían denunciados, pues una institución municipal no es propiedad ni chacra de los advenedizos.