METAFORA: “Un maestro limeño del área de matemáticas, llega a casarse con una hermosa morena chinchana, atraído por la tradición de los chicharrones, luego de la boda, para probar la sazón, le pide que le prepare para el almuerzo los chicharrones. La morena chinchana con sus saberes previos prepara un  plato de chicharon, el maestro luego del almuerzo, le dice estaba bien como soy un profesor, te califico con un 07, pero puedes mejorar solicita información a tu madre, a la suegra y vuelves a preparar para el próximo domingo, así fue, llego el día la morena puso todo su empeño y preparo los chicharrones, al finalizar el maestro de matemática muy contento le digo, has mejorado ahora tienes un 14; pero puedes seguir superando, busca información de internet, entrevístate con los sabios del pueblo, combina con otros platillos, mejora la presentación, tienes tiempo hasta el próximo domingo, y así fue puso todo su empeño y preparo un excelente plato de chicharrones, satisfecho el maestro de matemáticas,  le dijo has progresado mucho, ahora si tienes un 20 en tus calificativos, felicitaciones;  cuando la morena se sentía muy feliz, le dijo pero tu promedio es 14,  la morena le reclamo no es justo, compara los productos que tal diferencia”.

Entonces,  ¿qué es evaluación? La evaluación es la capacidad de resolver problemas del contexto, utilizando nuestras competencias, conocimientos, habilidades, destrezas,  actitudes y con sentido ético. Bajo esta premisa el profesor de matemáticas estaba evaluando desde el enfoque de la evaluación sumativa, y la morena chincha mejoraba su desempeño desde el enfoque de la evaluación formativa.

En el enfoque del desarrollo de las competencias, la evaluación formativa es la más acertada que permite valorar continuamente el desempeño de los estudiantes y maestros para lograr los aprendizajes esperados y el desarrollo de las competencias.

 

El reto actual de los maestros es generar situaciones de evaluación, para evaluar las capacidades, conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes a través de la rubricas de evaluación en función a los indicadores de desempeño y los estándares de aprendizaje; es necesario diferenciar:

 

La evaluación PARA el aprendizaje = evaluación diagnostica.

La evaluación COMO aprendizaje = evaluación formativa

La evaluación DEL aprendizaje = evaluación sumativa.

 

 

Dr. Alejandro BORJA CONTRERAS