Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Ciudad de Cerro de asco ya que hasta ahora no tenemos agua potable permanente ni saneamiento básico en todos los barrios, a los 26 días del mes de las letras abandonadas y el arte menospreciado.

Mis estimados electos congresistas

Sabemos que legislar y fiscalizar serán sus máximas funciones a desempeñar, sin embargo, no se olviden de nuestras agendas urgentes de las 3 provincias de la región. Para ello es necesario la unidad de ustedes, no la unión solo para la pose fotográfica sino la unidad para enfrentar y exigir ante el Estado peruano las deudas pendientes que tiene con nuestro pueblo.

No se si superaran a los que han pasado por el cargo o quizá sea peor. Pero como ciudadano ingenuo confió en que serán mejores y diferentes. Que con el uso y poder de su cargo puedan presionar para que “Pasco sea para los pasqueños” a pesar de que usted señor Pasión Dávila es de Cauri – Huánuco y usted Fredy Diaz no siga el ejemplo del gobernador y el alcalde provincial de Pasco de poner gerentes de fuera menospreciando a profesionales de la región.

No les quiero inducir a ponerles la temática urgente que requiere nuestra región. Para ello tienen la lucidez suficiente para identificarlos, pero para referencias de hecho uno no les pide ser los “mesías” ni tampoco “los salvadores” ya que al final su bancada los absorberá en sus agendas nacionales y quizás solo sean un calentador de asiento y un voto en el congreso.

No repitan la negativa conducta de los anteriores congresistas, que tomaron como bandera el silencio en el parlamento, la inactividad y apatía con las luchas sindicales, la indiferencia con los pedidos urgentes de la población de la selva, de la zona minera y del campo agrario y ganadero.

Apoyen a los alcaldes provinciales y distritales en sus gestiones ante los ministerios del Estado peruano, no es su rol, pero tienen el poder de ser congresista y un ministro siempre hace oídos sordos ante los burgomaestres, pero los abre ante los congresistas. Pero apóyenles sin condicionamientos de buscar obras para compartir luego utilidades como hacían ciertos legisladores.

Fiscalicen a todos y no solo a quien “no se hace querer”, entren a pelear por lo justo, lo bueno y lo correcto en cada institución publica de nuestra región. Tantas injusticias que se cometen, tantos negociados ilegales que se generan, no serán Batman ni Superman para luchar en la liga de la justicia, pero con ese pequeño poder de ser congresistas puedan hacer y lograr que nuestra población sienta su peso de que hacen algo.

A estas alturas de la lectura seguro muchos lectores razonan concluyendo que soy un cojudo, cándido e incauto idealista. Que todo eso no pasara y que la mayoría llega a ser congresista para zurrarse en la necesidad popular y solo sirve para negociar sus votos en el congreso frente a los lobbistas quienes le ponen los billetes en sus testaferros. El verdadero hacer en el congreso es eso: La oportunidad de hacerse mas millonario, de ser más poderoso económicamente.

Deseo pensar que Pasión Dávila ni bien concluya su mandato siga siendo maestro de escuela o directivo en educación y no verlo convertido en empresario cuyos capitales sean exorbitantes venidos de su administración congresal. Deseo que Fredy Diaz una vez terminada su gestión pueda seguir haciendo actividad política ya que es joven y que tenga opciones de mayor decisión y no que el terminar la mayoría de la gente lo catalogue como “uno más” que ha pasado, que nadie los quiera políticamente y que se conviertan en apestados con peculio, pero sin reconocimientos ni opciones políticas futuras.