Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

El intelectual y docto Baltazar Carrión Torres, llego a la tierra minera como lo hacen todos los hombres de servicios profesionales, para capitalizar su talento y sacar plata a la gente como se pueda haciendo uso de su profesión, en el caso de él llego en calidad de exiliado político de Ecuador.

El gobierno peruano lo destaca a la ciudad minera de Cerro de Pasco, y se asienta en la laguna donde abundan gaviotas (Hoy Quiulacocha), tenía 35 años cuando llega a estas tierras, como médico y abogado que era solo tomaron en cuenta su carrera de galeno para ejercerla en el Perú, logrado la certificación comienza a realizar sus itinerarios de asistencia y visita médica a las familias más pudientes de estas latitudes Cerreñas.

Es allí donde conoce a María Dolores García Navarro una bella joven cerreña que tenía 17 años, la flirtea y como era abogado y medico impresiono a esta adolescente descendientes de padre y madre huanca, en esos años la diferencia de edad para el amor no era estereotipo como ahora aún lo es en algunos estratos sociales.

De ese amor romántico que le profeso Baltazar a Dolores nace Daniel Alcides, Daniel me recuerda al profeta bíblico hombre leal a sus principios y Alcides al héroe griego Heracles que era fuerte y vigoroso, ese romanticismo de Baltazar solo llego hasta que la embaraza , porque después el médico y abogado Baltazar niega la paternidad, es allí donde los hermanos de Dolores denuncian y a la fuerza de ley logran que Baltazar firme y reconozca a Daniel Alcides como hijo suyo, en ese proceso Dolores la madre de nuestro mártir exige solo la pensión y no desea contraer nupcias, matrimonio que si exigía la familia de Dolores porque se sentían que habían sido deshonrados, no hay documentación que demuestre que se hayan casado aun así en el documento de conciliación Baltazar acuerda hacerlo, en fin, pero después se intuye las razones por la cual Baltazar continuo de amores  con Dolores, Dolores como buena mujer amaba a Baltazar, este también la amaba pero no a ella sino a los bienes que iba heredar más tarde.

María Dolores iba heredar de su tía Manuela García varias propiedades en Quiulacocha y Cerro de Pasco, entre ellas la casa de la calle Cruz verde N° 13, lugar comercial y es donde al final van a convivir algunos años María Dolores y Baltazar, el médico y abogado siempre se fijó en María Dolores por sus peculios heredadas de su tía, no fue amor sino utilidad, como la mayoría de personas que fingen amar pero en el fondo son los bienes que quieren, en cambio María Dolores si lo amaba a Baltazar , lo amo tanto que convivio con él en una época donde eso generaba escándalo y mal hablar en la comunidad cerreña.

Por su asistencia médica Baltazar iba a visitar varios centros poblados y en un viaje rumbo a Huariaca cae del caballo y como consecuencia fallece, quedando viuda María Dolores y huérfano Daniel Alcides a la edad de 8 años.

Después de la muerte de Baltazar, aparece la figura de Alejandro Valdivieso que era también de Loja Ecuador, también era exiliado, era amigo y primo de Baltazar padre de Carrión, al quedar huérfana de amor Alejandro se acercó a María Dolores, le dio consuelo, fortaleció mas la amistad que se tenían, y la ayudo en su desamparo, María se enamoró de nuevo, y ambos decidieron unirse.

Alejandro Valdivieso a diferencia de Baltazar se hizo empresario minero y de connotado éxito, acumulo muchos bienes y llego a ser  un gran potentado minero para la época, esto le permitió  movilizarse en el ámbito político , social y económico de la región  y porque no, lograr conquistar el corazón de la viuda María Dolores que como mujer inteligente y de pensamiento asertivo y liberal decidió darse una nueva oportunidad, no como otras damas que se cierran en su extrema actitud de que deben quedarse solas para siempre después de enviudar, divorciarse o separarse de alguien.

Alejandro prodigo amor a su hijo Daniel Alcides y a su madre de él y asentó con ella un hogar en la cual tuvieron dos hijos más, los hermanos de Daniel Alcides, la educación de calidad que recibió Daniel fue gracias al aporte de su padrastro quien entendió bien esa máxima bíblica “donde está tu dinero está también tu corazón”, y que amar no solo es discurso sino es dar, no solo es demagogia sino es acción, acto y obrar sin esperar más que agradecimiento.

En sendas cartas compartidas de Daniel con Alejandro su padrastro, Carrión le dice "… de mi papá hemos sabido el miércoles 2 del presente mes y nos comunica que su salud sigue mejorando, pero lentamente". En otra misiva escribe "… mi papá emprendió viaje a Piura con la esperanza de recobrar su quebrantada salud”.

El Héroe nacional de la Medicina siempre lo llamo Papá a su padrastro, honor recibido que llenaba de satisfacción y orgullo a Alejandro Valdivieso el padrastro de Daniel Alcides Carrión García.

El 05 de octubre de 1885 fallece el mártir de la medicina mundial, el 26 de marzo del año siguiente María Dolores y Alejandro Valdivieso, se casan en la iglesia matriz “San Miguel Arcángel de Chaupimarca”, una historia de amor diferenciada, distinta y provocativa.

Cuando fallece María Dolores, en su placa de su tumba dice: María Dolores García de Valdivieso.

Don Alejandro fallece entre fines de 1886 e inicios de 1887 no hay documentación exacta que corrobore, es decir María Dolores pierde a un hijo y a un esposo esos mismos meses, ¿porque se casaron tardíamente?, ¿porque María Dolores antes de morir ordeno poner en su lapida ese nombre?, habrá otro tiempo para contarles eso y otros entretelones más de la vida del gran cerreño Daniel Alcides.