Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

Los pobres y clase media desacatan las normas de la cuarentena, falso, la televisión expone solo como los pobres y clase media organizan fiestas clandestinas, los ricos y millonarios del Perú también organizan y hacen sus fiestas clandestinas, solo que los pobres y clase media se van a discotecas populares donde la policía los pilla, mientras que la clase millonaria lo hacen en sus mansiones que están en zonas distantes de la policía donde su patrullero no llega ya que sería gastar mucho en gasolina. 

La tragedia cambia para bien al ser humano, mentira, solo es momentáneo su mudanza, ya que después volverá a sus conductas profanas y con más actitud pérfida.

Los políticos en esta pandemia son más serviciales e interesados en la buena salud de la población, apariencia, ellos se muestran así porque saben que cuando hay emergencias sanitarias el robo es directo y sin licitación.

Todos los grupos de poder económico aportan y donan como parte de su política de desarrollo social, farsa, los grupos de poder realizan sus negocios con mayor efectividad y prontitud aprovechando la desesperación de las masas para sacar más dinero de sus bolsillos.

El virus nos ha hecho un país solidario, superchería, nos ha expuesto el lado insensible, feroz y cruel de cada ser humano, ha desplegado que el ser humano siempre luchará y protegerá solo a los suyos y el resto siempre importará poco y nada.

Los sistemas religiosos son una frustración, embeleco, en tiempos de pandemias el índice de creyentes y convertidos al cristianismo católico y evangélico son altos, una mirada a la misa por zoom, Facebook o al culto por meet o zoom denotan participación masiva, la religión es útil en tiempos donde la parca ronda cerca.

La vacuna ya estará en diciembre, bulo, las primeras vacunas con efectividad estarán listas para junio del 2021 y al Perú llegara conociendo nuestra burocracia de Estado, a finales del otro año, así que seguirán las clases virtuales, talleres virtuales, charlas virtuales, erotismo virtual, cita virtual, matrimonio virtual, todo modo virtual.

Para el Estado primero es la salud, falso, primero es la reactivación de la economía, y no solo para el sistema sino para el humano pobre e indigente que tiene que enfrentar los riesgos de la calle y llevar el pan a la casa e intentar que el virus no lo atrape y si lo hace superarlo y seguir trabajando, y si no, adiós vida y bienvenidos huérfanos, viudos y viudas.

Ya en navidad podemos disfrutar de los conciertos y discotecas públicas, paparrucha, las aglomeraciones seguirán siendo focos de contagio, algunos dirán, pero ya hubo conciertos musicales en China, el oriental es disciplinado, el peruano dista siglos de llegar a ese tipo de conducta, así que no habrá fiestas patronales, conciertos musicales, discotecas, cultos, misas, verbenas populares, fiestas promocionales, graduaciones presenciales, siquiera hasta fines del 2021.

Vizcarra postulara en las elecciones presidenciales, trápala, Vizcarra es consciente de que al Perú no lo cambia nadie, ya trago su frustración, se adaptó no al lema positivista que “si se puede” , entendió por fin que la pregunta no es ¿cuándo se jodio el Perú?, sino entendió que el país ya nació jodido, y que nadie lo compone, y los 5 años de gobierno es solo una oportunidad para enriquecer a otros y a uno mismo, o sino ser el gran cojudo de entrar al gobierno pobre y salir miserable.

En zonas de altura y costa el virus trata igual, selenosis, los índices de contagio y letalidad distan mucho de zonas tropicales, costa y selva a zonas de altura, comparen usando información de los cuadros informativos de las regiones del trópico con regiones de la puna y quechua la variable se afianza.