El, estado de emergencia y las disposiciones de aislamiento social obligatorio (la paralización total de la economía) dictadas por el gobierno del presidente Vizcarra, han puesto en evidencia una inexistente política de protección economía a favor de los pequeños comerciantes o empresarios informales (por que para el estado estos no existen). Tal situación se ha visto reflejado en los comerciantes de nuestro distrito, más de 100 comerciantes de los alrededores, en diversos giros comerciales como los vendedores de comida, CDs, zapatería, ropas, accesorios de celulares, jugos, lonches, el sector agropecuario informal, es decir venta de tubérculos, sumado ello un número pormenor de personas que hacen circular mercadería a pie. A la fecha todos estos ciudadanos se ven muy afectados económicamente en nuestro distrito, región y me atrevería a decir con toda seguridad en todo el país.

Frete a ello, el gobierno dispuso la entrega del bono universal, que no esa otra cosa que la entrega de la suma de S/. 760,00,  algo que se tiene que aclarar es que ese subsidio económico, está dirigido a quienes no han sido beneficiados con los dos primeros bonos, “el bono yo me quedo en casa” y “el bono independiente”  ambos por S/ 380.00 soles.[1]

Lo que nadie se ha preguntado es que; ¿RESULTA SUFICIENTE LA SUMA DE S/ 760,00 PARA LA SUBSISTENCIA DE PERSONAS POR CUATRO MESES (120 DIAS)  FRENTE A LA IMPOSIBILIDAD DE SALIR A TRABAJAR?, evidentemente la respuesta es  NO.    Desde la promulgación del Decreto Supremo N° 044-2020-PCM, El primer decreto que inicia el aislamiento social e inmovilización social obligatoria, de fecha 15 de marzo del 2020, hasta el día de hoy 01 de junio cumplimos 76 días de confinamiento.

Connotados economistas como Jorge Gonzales izquierdo[2], han resaltado el fenómeno de desobediencia social en el Perú, frente a la escases de recursos y el hecho de que el estado  sigue pagando  BONOS – SUBCIDIOS, hasta el día de hoy, es decir, los primeros bonos -al día 76  de aislamiento obligatorio-  aún no llegan  a sus beneficiarios, esto ha puesto en evidencia con mayor exposición en la ciudad capital, que miles de personas retornen a  las calles a laborar en la venta  y el  comercio informal, evidentemente con el riesgo demasiado alto de contagio del COVIT, nuestra ciudad no es ajena a ello, se ha visto en los últimos días, la persistencia de comerciantes de diversos rubros informales en reabrir sus negocios obligados exclusivamente  por la necesidad. Frente a ello, el gobierno, y sus órganos de salud en Pasco, hasta la fecha no son claros, ni mínimamente en el sector formal, ello se ve reflejado en protocolos sanitarios de salud confusos, engorrosos y burocráticos para la reapertura de ciertos giros comerciales.

La población sigue en expectativa por la propagación del COVIT sumado a ello la angustia de la reactivación económica del pequeño empresario y comerciantes informales en nuestra región, ya que (aparentemente) no se permitirá el comercio directo, hasta el 30 de junio y posiblemente todo el año 2020.

Lo innegable en la realidad   actual es que el gobierno no quiere ver, con más razón  las entidades de gobierno poco eficaces como los de nuestra región es que existen miles de familias que tienen a la fecha enormes precariedades y abundantes necesidades económicas, que absolutamente nadie, más que ellos mismo pueden mitigar y un gran sector de estos son los comerciantes informales.

Por, lo que sería muy oportuno que el gobierno regional y local de nuestra región implementes planes de seguridad, mitigación y control a este grupo altamente vulnerable de nuestra región, ya que sin o con esas acciones, este sector  y estos ciudadanos seguirán abriendo y saliendo a las calles por lo cual  sería ampliamente mejor controlar  y darles la oportunidad de mitigar sus carencias, a través de su mismo trabajo bajo el control y orientación de las autoridades regionales y locales.

 

[1] https://peru.as.com/peru/2020/05/12/tikitakas/1589283788_882078.html

[2] https://gestion.pe/noticias/jorge-gonzales-izquierdo/