¿vivir en Cerro de Pasco ubicado a 4332 m.s.n.m es una salvaguarda?

Según los estudios de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. y del Institutos Nacionales de Salud, presentan este artículo científico que resumimos su publicación y adjuntamos el estudio completo al final.

Primer escenario

Hipótesis

“En el presente estudio analizamos los datos epidemiológicos del COVID-19 del Tíbet y las regiones de gran altitud de Bolivia y Ecuador, y lo comparamos con los datos de tierras bajas, para probar la hipótesis de que los habitantes de gran altitud (+2500 m sobre el nivel del mar) están menos susceptible a desarrollar efectos adversos graves en la infección aguda por el virus del SARS-CoV-2”.

“Estos estudios pueden sugerir claramente que los habitantes de gran altitud (es decir, expuestos crónicamente a condiciones hipóxicas) expresan niveles reducidos de ACE2 en sus pulmones (y otros tejidos). Por lo tanto, la adaptación al entorno de gran altitud podría hacer que los habitantes locales sean menos susceptibles a la penetración del virus SARS-CoV-2 y, en consecuencia, estén protegidos del desarrollo de la enfermedad que define el síndrome de dificultad respiratoria aguda.”

Muestras hechas en campo

“Analizamos los datos epidemiológicos en: (i) la región tibetana de China, en la que el pico de la epidemia ha terminado (no se informaron más casos domésticos desde el 19 de marzo) ( Lu et al. 2020 ); (ii) en Bolivia (América del Sur), uno de los últimos países afectados por la pandemia, que tiene un tercio de su territorio extendido a gran altitud; y (iii) en Ecuador (América del Sur), un país profundamente afectado por la pandemia, en el que la mitad de la población vive en zonas de gran altitud.”

Resultados

“La meseta tibetana, ubicada en el lado norte del Himalaya, tiene una elevación promedio de 4.000 metros ( Wu 2001 ). Lhasa, la capital del Tíbet, se encuentra a una altura de 3.500 msnm. La distancia por carretera entre Lhasa y Wuhan (el centro de la epidemia COVID-19) es de 3.503 km. Sin embargo, Lhasa y Wuhan también están conectadas por tren, autobús y por aire, lo que indica que el intercambio turístico y comercial entre estas ciudades puede ser considerable ( Tseten 2020 ). El impacto de COVID-19 en la región de la meseta (de 9,000,000 habitantes) ha sido drásticamente bajo en comparación con el resto de China”

Segundo escenario y cercano a la realidad de Cerro de Pasco

“El segundo análisis de la prevalencia e impacto de COVID-19 se realizó para el país centroamericano de América del Sur, Bolivia. La Paz, la capital administrativa de Bolivia (2,706, 000 habitantes) y la capital de la provincia de La Paz, está situada en un rango de 2,400 a 4,000 msnm, con una gran parte de su población metropolitana ubicada en la región de El Alto. (a 4.150 msnm, 922598 habitantes) ( Instituto-Nacional-de-Estadística.2018 ; Ministerio-de-Comunicación.2017 ). Además de la provincia de La Paz, las provincias de Oruro (a 3.735 msnm; 538.200 habitantes), Potosí (a 4.090 msnm; 141.251 habitantes) y Sucre (2810 msnm, 300.000 habitantes) también forman parte de los Andes bolivianos de gran altitud”

“Los primeros casos confirmados de COVID-19 en Bolivia fueron reportados el 10 de marzo , uno en Oruro (una persona que regresaba de Italia) y un segundo en Santa Cruz (una persona que llegaba de los Estados Unidos). Cuatro días más tarde, marzo 14 º , siete nuevos casos fueron confirmados en Oruro, y desde esa fecha hasta abril 7 ° (26 días después), se confirmaron nuevos casos positivos. El primer caso confirmado de COVID-19 en La Paz se informó el día 19 Marzo XX , y al 7 de abril º ; (17 días después), hay un total de 36 casos nuevos confirmados (8 importados, 28 infecciones locales). Finalmente, solo se detectaron 8 casos positivos de COVID-19 en Potosí, y 1 en Sucre, lo que hace un total de 54 casos en provincias bolivianas ubicadas en altitudes altas (Ministerio de Comunicación 2020 ). A pesar del hecho de que se adoptaron medidas políticas estrictas en todo el país para restringir el movimiento de su población desde el comienzo de la pandemia (15 de marzo , restricción de acceso a Bolivia para los viajeros del área de Schengen, Reino Unido, Irlanda e Irán; marzo 16 º y 17 º , medidas de restricción de la circulación moderada, de marzo de 21 de ju , cuarentena total, de marzo de 26 de ju , estado de emergencia sanitaria), la baja tasa de infecciones en la población de alto altitud de Bolivia es notable, y claramente no sigue el método menudo exponencial tasas de infección reportadas en muchos países después de un brote inicial de COVID-19 ( Organización Mundial de la Salud 2020) para esta enfermedad.”

Conclusión

“En conclusión, parece que las tasas de infección por Covid-19 en las regiones de gran altitud en Bolivia son aproximadamente tres veces más bajas que en las tierras bajas”

Visión global de la ventaja que tienen los pueblos que residen en zonas de altitud

“En todo el mundo, unos 120 pueblos y ciudades se encuentran a más de 3.000 msnm”

“Nuestro análisis epidemiológico de la pandemia de Covid-19 indica claramente una disminución de la prevalencia y el impacto de la infección por SARS-CoV-2 en poblaciones que viven a una altitud de más de 3.000 msnm. La razón de la disminución de la gravedad del brote global de COVID-19 a gran altitud podría relacionarse tanto con factores ambientales como fisiológicos.”

“ Está claro que, en conjunto, estos factores pueden reducir drásticamente la capacidad de "supervivencia" del virus a gran altitud y, por lo tanto, su virulencia. Finalmente, debido a la menor densidad del aire y la mayor distancia entre las moléculas a gran altitud, el tamaño del inóculo de virus en el aire debe ser menor que a nivel del mar.”

“Concluimos que la virulencia del SARS-CoV-2 se reduce a gran altitud debido a la aclimatación fisiológica de sus habitantes, y debido a características ambientales particulares. Además, la aclimatación fisiológica adicional de la vida a gran altitud asociada con una mayor ventilación ( Soliz et al. 2005 ), transporte de oxígeno arterial aumentado ( Lundby et al. 2007 ) y una mayor oxigenación de los tejidos ( Kimakova et al. 2017 ), principalmente (pero no exclusivamente) mediada por la eritropoyetina podría explorarse para una terapia potencial (ver Soliz et al., 2020, mismo número RSPNB) de dificultad respiratoria aguda asociada con COVID-19.”

Agradecimientos

“Los autores desean agradecer a la Dra. Daniela Furrer por su excelente asistencia y sus fructíferos debates y a Christina Koester-Hegmann por revisar el manuscrito. Jorge Soliz cuenta con el apoyo de “Fonds de recherche du Quebec-Santé” (FRQ-S; FQ121919). Los autores no tienen arreglos financieros / no financieros o conexiones que sean pertinentes al manuscrito presentado.”

Los científicos y estudiosos interesados en conocer a mayor profundidad del estudio pueden acceder al siguiente enlace:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7175867/

utilice el traductor de Google