Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en Filosofía y CCSS

Ya llego la parca y tenemos un gobernador regional que dirige todo desde su cama dando a entender que el miedo lo venció hace tiempo y el cerote es su bandera al no estar en cada distrito, en cada provincia asumiendo el mando.

Ya llego la parca y contamos con un alcalde provincial de Pasco que hace sus esfuerzos, pero mantiene un equipo técnico insuficiente con escasa capacidad de maniobra.

Ya llego la parca y hay un alcalde de Yanacancha que ha entendido que por más famoso y benevolente que sea, un director regional de salud puede mandarlo al tubo apagándole el celular en momentos de pánico social.

Ya llego la parca y contamos con una policía desatendida y con alto riesgo de contagio por culpa de unos ladrones que sisean los presupuestos para logística preventiva sanitaria.

Ya llego la parca y hay un hospital grande en infraestructura, pero pigmeo en tratar al contagio tanto que el COVID 19 les gano por goleada el primer tiempo de este partido.

Ya llego la parca y hay una dirección de la DIRESA que es efectiva en gastos y presupuestos banales, pero es miope, sin estrategia, desesperada y con miedo de enfrentar esta situación y que es experto fugando de cementerios demostrando que es capaz de enfrentar los pedidos de explicaciones de la población.

Ya llego la parca y hay aun alcalde que no aparece en nada, ni en el radar de sus sectores necesitados y donde más sobresale su alcalde de centro poblado de Paragsha haciendo lo que se puede y se debe, aunque no baste.

Ya llego la parca y hay poblaciones que piensan que el COVID 19 va en bus o en auto y cierran sus caminos, bloquean sus carreteras, falaz acción, inútil gestión.

Ya llego la parca y hay un personal de salud sea MINSA o ESSALUD dispuesto, con ganas, pero limitados en tecnología, con actitud, pero sin herramientas, héroes de esta guerra.

Ya llego la parca y hay un personal de limpieza pública que merece nuestros aplausos y loas porque cada amanecer y anochecer están donde ronda el virus.

Ya llego la parca y contamos con un cuerpo de serenazgo en todos los distritos que cuidan sin SIS, que protegen sin SEGURO de salud, que amparan sin ganar más de 900 soles, mis rendibúes.

Ya llego la parca y existen periodistas, reporteros, fotógrafos, camarógrafos sean radiales, televisivos y de internet que nos informan a riesgo de sus existencias los avances del COVID 19, los triunfos y fracasos de esta situación, nos alegran y nos empeoran el día con las noticias, y no me refiero para quienes sobonean al gobernador y alcaldes sino aquellos que informan con objetividad y mesura, sin hígado sino con racional corazón.

Ya llego la parca y hay una minimalista que cuida de los perros abandonados en las calles, una valiente mujer que sin pedir aplausos echa comidas para los desamparados en las veredas y rincones y lo hace no delante de cámaras o transmisiones en vivo porque su interés no es hacerse notar solo ayudar y dar lo mejor de sí.

Ya llego la parca y hay una población que es como el Estado Peruano, que solo hará caso si hay muertes, que solo acatara las medidas de prevención si hay fallecimientos en masa, que cuando la parca toca a su puerta recién aprenderá y será tarde, esa es la mayoría de la población, aprende con golpe, hace caso con wipi y acata con ley marcial.

Fotografía del catedrático de la UNDAC James Vylward Rosales Huaman