Vecinos del jirón Ángel Ramos Picón del distrito de Yanacancha, muy preocupados por los agravios, denunciaron a los administradores de la Discoteca Calusa, debido a que están perjudicándolos al arrojar aguas servidas en una vivienda.

Los vecinos indicaron que las tuberías de desagüe del local están expuestas, en ocasiones el agua servida los traspasa e ingresan a sus domicilios donde funciona un comedor perjudicándolos con olores fétidos, además el agua que arroja ha perjudicado las paredes de su vivienda.

La denuncia fue presentada ante la comisaria de Yanacancha, efectivos policiales acudieron a vivienda a realizar la constatación policial.

Cabe indicar que según algunos vecinos la discoteca continuaría funcionando pese a la prohibición de aglomerar gente por lo cual pidieron al alcalde del distrito intervenga y sancione a los responsables.