Ciudadanos de varios sectores de Cerro de Pasco salieron a las calles en la zona circundante a las instalaciones de la empresa minera Volcan, para expresar su rechazo a la política ambiental y a la falta de oportunidades laborales.

De acuerdo a un estudio presentado por ambientalistas y científicos que por más de una década realizaron estudios sobre contaminación en Cerro de Pasco, en el  2018, la concentración de metales pesados ​​en el cabello de los niños aumentó dramáticamente, en promedio, el contenido de manganeso, hierro y cromo se había más que duplicado y el contenido de plomo había aumentado en un 47 por ciento más en los niños examinados.

Esta cifra se hace más notoria desde que la compañía Volcan subsidiaria de la internacional Minera Glencore iniciara sus operaciones en esta ciudad.

Debido al abuso de algunas transnacionales en Suiza se desarrolló un referéndum para sancionar a empresas de ese país que operan en países como el Perú, donde se violan sistemáticamente los derechos humanos debido a la contaminación del agua, tierra y aire con partículas mineralizadas que genera un daño irreversible en los seres humanos. Lamentablemente se perdió el referéndum.

Los pobladores que marcharon en la protesta, señalaron que las autoridades y muchos dirigentes de Cerro de Pasco, no actúan ni reclaman nada a la empresa por temor o por conveniencia, poco les importa el sufrimiento de la gente, ya que estarían coludidos y tendrían arreglos bajo la mesa con los funcionarios de Volcan.

Un indignado poblador solicitó que le explican como de la noche a la mañana cerraron una carretera en la zona de Ayapoto, e inmediatamente la empresa empezó a explotar cercando dicha zona con unos mantos de color oscuro afectando la carretera antigua que unía La Esperanza con Paragsha.

Las marchas continuarán dijeron hasta que Volcan decida invertir para evitar los altos índices de contaminación, asimismo exigirán a la minera que genere trabajo para los hombres del lugar ya que muchos foráneos ocupan esas plazas en más del 80 % a través de sub contratas perjudicando la economía en Cerro de Pasco, la misma que afecta a los comerciantes y transportistas y obliga a muchas familias a emigrar del lugar que los vio nacer. Otra alternativa planteada por los manifestantes es que Volcan decida vender esta unidad a Cerro de Pasco Resources que mediante comunicados ha anunciado que tiene en cartera 100 millones de dólares para invertir en una re-explotación que conlleve una a una remediación integral  generando puestos de trabajo para los pasqueños.

En su alocución los descontentos manifestantes señalaron que el alcalde de Pasco, Marco de la Cruz, no ha definido su posición frente a la empresa minera, y eso genera suspicacias. A decir de uno de los pobladores de Quiulacocha, que encabezó esta marcha “Ese alcalde es un alcalde invisible, sin posición y genera desconfianza”.