A pesar de las recomendaciones de los avisos y advertencias no solo de los agentes del INPE y algunos medios de comunicación para no hacerlo; nuevamente por intentar pasar un celular al penal de máxima seguridad de Cochamarca, una joven mujer fue intervenida por el personal de seguridad del INPE (Instituto Nacional Penitenciario), el sábado pasado, durante el horario de visita a los internos. De inmediato, comunicaron a la Fiscalía Provincial Mixta de Huayllay incautó el equipo, dispuso la detención de la mujer e inició las investigaciones.

Durante la revisión corporal, el personal de INPE, sorprendió a la señorita de iniciales J. S. G. R. (21), procedente de Trujillo, intentado pasar un celular que llevaba oculto en sus partes íntimas. Tras la intervención se supo que el equipo estaba envuelto con papel calca azul y cinta adhesiva, dentro de un preservativo.

La señorita habría manifestado que por necesidad aceptó pasar el celular y a cambio le pagarían la suma de 500 soles. El pago lo haría el propio interno al que visitaría, quien se encuentra recluido en el régimen cerrado especial por el presunto delito de robo agravado.     

La Fiscalía Mixta de Huayllay, investiga a la intervenida por el presunto delito contra la administración pública, en la modalidad de ingreso indebido de equipos o sistemas de comunicación en centros de reclusión. En las próximas horas, determinará su situación legal.