Autor: Jurisconsulto y Abogado: Isaac Raúl HUAMALI SANCHEZ, Ex Candidato al Congreso Nacional de la República del Perú y a Vicegobernador Regional por Pasco.

 

“El 13 % de mujeres peruanas entre la edad fluctuante de 18 a 34 años, fueron ya VICTIMAS de Acoso en las últimos 12 meses; según una última encuesta de DATUM y la Red WIN”

No siempre en nuestro Bien Amado Perú, el delito de Acoso Sexual estaba normado y tipificado como una acción punible, antijurídica y reprochable, en el Código Penal Peruano.

Hoy más que nunca se hace muy necesario la aplicación de la norma jurídica - penal que conlleva y el delito de acoso sexual, porque nuestra sociedad en su conjunto ya NO soporta este flagelo humano contra las débiles mujeres y acaso también contra los varones.

De acuerdo a los cánones y parámetros de la Real Academia Española el término literal de ACOSAR, no es sino perseguir a una persona, sin tregua, ni descanso. Acosar es asediar e importunar a alguien.

Ya profundizándonos doctrinariamente, en el Tomo I del Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, del Español Dr. Guillermo Cabanellas, pág. 110, hallamos que ACOSAR significa: perseguir sin tregua, ni reposo. Estrechar, acorralar, arrinconar. Hostigar, Incomodar, molestar, pretender con insistencia inoportuna.

Entonces, todos juntos nos preguntaríamos ¿Qué es el acoso? Respondiendo contestaríamos que el acoso es, cuando alguien a través de cualquier medio, vigila, persigue, hostiga, asedia o busca establecer contacto o cercanía con una persona SIN SU CONSENTIMIENTO, de modo que llegue a ALTERAR el desarrollo de su vida cotidiana y normal.

Decíamos que en nuestro país el delito de Acoso Sexual no siempre estuvo tipificado como conducta delictual; es recién que con la dación del Decreto Legislativo N° 1410, de fecha 12 setiembre 2018, que se incorpora al Código Penal Peruano tanto el delito de acoso así como el delito de Acoso Sexual, respectivamente.

Hoy por hoy el quien comete o perpetra el delito de Acoso puede ser sancionado sentencial y penalmente hasta 7 años de pena privativa de libertad; y aquel o aquella que comisiona o comete delito de acoso sexual, buenamente puede ser sancionado penalmente con una CARCELERIA de hasta 8 años de Pena Privativa de Libertad.

No olvidemos entonces que, básicamente existen dos (02) tipos de acoso; el acoso SIMPLE y el acoso SEXUAL, cuyas características es de venir seguido de actos contra el pudor, gestos, mensajes escritos y hablados, etc., empero con connotación sexual; es decir para desembocar en la ambición finalista sexual del agente contra su víctima.

Entre las FORMAS de acoso sexual, podríamos enunciar como las proposiciones, insinuaciones sexuales, los roces, tanto de las manos, partes del cuerpo y órganos genitales, los tocamientos.

También como formas de acoso sexual enunciaríamos el ofrecimiento de algún beneficio, que puede ser de índole laboral, económico, viajes dentro y fuera del país, todo ello a  cambio de un favor sexual a corresponder la VICTIMA al VICTIMARIO o agresor o agresora.

Es muy necesario que se entienda que, para que se constituya y/o materialice el delito de acoso sexual, la VICTIMA no necesariamente debe haber manifestado su RECHAZO o FASTIDIO; porque analizando la ley del delito de Acoso Sexual, que fue incorporado al Código Penal Peruano, mediante el Decreto Legislativo N° 1410, recién a partir del 12 setiembre 2018, no especifica que para que se concretice el delito de acoso sexual debe existir, por parte de la VÍCTIMA, necesariamente un rechazo objetivo o expreso.

No deja de ser importante indicar que, no necesariamente la VICTIMA del delito de acoso sexual debe ser el encargado o el agente que DENUNCIA; sino también la denuncia por delito de acoso sexual buenamente lo puede hacer cualquier TESTIGO y la ley específica que se otorgará protección tutelar al testigo denunciante.

Cuando una persona (varón o mujer) es víctima de acoso, en el ámbito laboral; esta en todo su derecho de tocar las puertas de la justicia e instancias penales para denunciar dicho delito dado a que el acoso laboral hoy es un delito a tenor del Decreto Legislativo 1410 del 12 setiembre 2018.

Cuando impregnamos una comparación detallada y cotejada, entre la perpetración de delitos del Acoso Sexual y perpetración de delitos de Violencia Familiar, realmente encontramos en nuestro país cifras alarmantes y de verdadero terror.

La Presidenta de la Comisión de Justicia de Género de la Corte Suprema de Justicia del Perú, Dra. Elvia Barrios, precisó que en el año 2018 se cometieron 260.781 casos funestos de VIOLENCIA FAMILIAR; y entre los meses de enero y febrero del 2019 el Poder Judicial ha recibido 52,642 denuncias por delito de Violencia Familiar; lo que significa que la Justicia Nacional ya no tiene capacidad operativa para procesar y condenar dicho flagelo judicial – social y puede buenamente colapsar en su atención a los peruanos, con la negatividad social y económico – político, de vivir en un país atrasado y marginado por las secuelas del delito de Violencia Familiar que no se puede combatir y tornó en INCONTROLABLE.

Si no empezamos a ocuparnos del control, procesamiento y combate al delito de Acoso Sexual, nos aguarda escenas de descontrol social, por falta de medios y Eficacia Estatal, también para combatir el delito de Acoso Sexual.

No olvidemos que el delito de Acoso Sexual es una forma de Violencia de Género, dado a que tiene la caracterología que en su mayoría la población afectada son MUJERES, aunque no quiere decir y no puede ignorarse o soslayarse que también los varones son acosados sexualmente y se convierten en potenciales víctimas.

El delito de acoso sexual es una figura delictiva que atenta o restringe de alguna forma el derecho a la libertad (de tránsito, decisión, etc.), el derecho al libre desarrollo, al derecho a la integridad, el derecho a la intimidad (ya sea personal o familiar) y una serie más de DERECHOS HUMANOS Y FUNDAMENTALES.

Por último, el delito de acoso sexual, es una figura delictiva que, apertura (si no la perseguimos y condenamos) la comisión o materialización de otros delitos varios como una TENTATIVA de violación sexual, así como propiamente una consumada violación sexual, Atentados Contra el Pudor o cualquier modalidad de delitos Contra la Libertad, en la modalidad de delitos de VIOLACION DE LA LIBERTAD SEXUAL, en su conjunto.

Concluyentemente expresamos que, NO podemos estar quietos ante tamaña problemática del delito de Acoso Sexual y su combate; esta responsabilidad recae fundamentalmente en los HOMBRES DE DERECHO (mujeres y varones) que, como agentes y paladines de la PAZ SOCIAL EN JUSTICIA, llamados estamos para coadyuvar al engrandecimiento de Pasco y el Perú.

 

 ¡DIOS LOS PROTEJA!, ¡DIOS LOS BENDIGA!