Davis Doria Isidro (conductor), Luz Doria Isidro (30), Harold Garate Trejo (30) y los menores de iniciales L. A. C. (17), J. G. D. (05) y A. G. D. (11), todos integrantes de una familia, se salvaron de morir, tras el aparatosos despiste y caída del auto, por una pendiente no muy empinada de aproximadamente 100 metros de altura, dando sólo una vuelta de campana. El accidente de tránsito, se suscitó al mediodía del último viernes, en el trayecto de la carretera Huayllay – Canta, a la altura del sector conocido como Cajoncancha.

Según información preliminar, por causas que aún son materia de investigación, el auto de placa de rodaje D8Q-626, color plomo, se despistó y precipitó por una pendiente no muy empinada de unos 100 metros. Los ocupantes, entre ellos tres menores de edad, terminaron con golpes y cortes en diversas partes del cuerpo.

Los serenos de la Municipalidad Distrital de Huayllay, con el apoyo solidario del señor Bernardo Navarro Rapri (que transitaba por la zona), trasladaron a los lesionados al centro de salud del Huayllay. Después de una evaluación médica, fueron referidos al Hospital Regional Daniel Alcides Carrión de la ciudad de Cerro de Pasco, a fin de descartar posibles fracturas y Traumatismo Encéfalo Craneano (TEC).