Luego que el Juez de Investigación Preparatoria, Samuel Cabanillas Catalán, resolviera fundada el requerimiento de Prisión Preventiva para Orlando Daga Torres  de 21 años y dictara seis meses de Prisión Preventiva y su inmediato traslado al Establecimiento Penitenciario de Cochamarca; en conmovedoras escenas de dolor, una humilde madre de familia, entre lágrimas suplicó al juez, cambiar su decisión y no envié al penal, a su hijo, quien es investigado por el presunto delito contra el patrimonio en la modalidad de robo agravado.

Llorando la mujer, abrazó muy fuerte a su hijo, no quería soltarlo, pidiendo que también la lleven al penal, porque es la única persona con la que vive y la cuida. Varios policías, ingresaron a la sala de audiencias, desalojaron a todos los asistentes, pero la madrecita seguía abrazada a su hijo, quien también se puso a llorar. Después de unos minutos, logaron separarlos y retirarla del ambiente. La conmovedora escena, afectó a todos los familiares y asistentes, que también rompieron en llanto, pedían al juez, cambiar su resolución.

Respecto a los hechos y el proceso que se sigue a los investigados, el fiscal, Mario Rodríguez Bazán, indicó que al salir de un bar, el ciudadano Oscar Ayala Cornelio, fue sorprendido por los acusados: José Luis Chombo Esteban (18) y Orlando Daga Torres (21), lo golpearon para robarle un celular, una billetera, llaves y una casaca. En el forcejeo, al ver a un policía, Orlando Daga, huye con los bienes sustraídos, siendo detenido. En su declaración y las diligencias, éste, no se identificó correctamente y dio el nombre de su hermano.

El abogado defensor y los propios imputados, alegaron que no robaron las pertenecías del agraviado, y que se trató de una pelea por un incidente ocurrido minutos antes, al interior de un bar. Mostraron como prueba una declaración jurada donde la presunta víctima, se retracta de la acusación, dice que no le hurtaron nada y todo fue producto de una gresca.  

En el caso de José Luis Chombo Esteban (18), el juez Samuel Cabanillas Catalán, determinó comparecencia con restricciones porque colaboró con la justicia y no se le halló los objetos robados. En cuanto a Orlando Daga Torres (21), precisó que desde el inicio se identificó con otro nombre, se le encontró con los bienes robados y huyó al ver a los policías. 

Al escuchar la resolución, la madre de Orlando, lloró, suplicó que no lo enviaran al penal, abrazando a su hijo. Pese a sus súplicas, el joven, fue internado en el penal.