En el distrito de Chiara, Ayacucho, se rindió homenaje a los morochucos por su participación en la guerra por la independencia. Autoridades nacionales y regionales asistieron a la ceremonia. 

En el mismo lugar donde se libró la batalla de Secchapampa, en la región Ayacucho, hoy se llevó a cabo una ceremonia y escenificación histórica por la conmemoración del bicentenario del enfrentamiento en el que los morochucos -expertos jinetes de Pampa Cangallo liderados por Basilio Auqui- derrotaron a los realistas durante la guerra por la independencia. 

La actividad, organizada por el Proyecto Especial Bicentenario del Ministerio de Cultura y la Comisión Multisectorial del Bicentenario de la Batalla de Secchapampa, comprendió la develación del monumento al mítico Basilio Auqui y la representación de la batalla a cargo de descendientes de los morochucos que habitan los actuales distritos de Chiara y Los Morochucos, en las provincias de Huamanga y Cangallo, respectivamente. 

Como parte de los homenajes a las guerrillas morochucas, así como a los hombres y mujeres que lucharon por la causa patriota, se develaron placas recordatorias y se colocaron ofrendas florales. También hubo un desfile cívico en el que participarán escoltas de colegios y autoridades de los centros poblados; además de la presentación de diversas danzas y otras manifestaciones culturales para disfrute del público asistente. 

Se contó con la presencia de Gloria Falconí Zapata, vicegobernadora regional de Ayacucho; Daniel Roca Sulca, alcalde provincial de Cangallo; Nilo Huaytalla Bautista, alcalde de Chiara; Miguel Gómez Salvatierra, alcalde de Los Morochucos; los congresistas por la región Ayacucho Alex Flores y Germán Tacuri; y Hildebrando Castro Pozo Chávez, director ejecutivo del Proyecto Especial Bicentenario, quien recordó el rol clave que cumplieron las regiones en la independencia.  

“la independencia del Perú no se logró en Lima en 1821, sino Junín y Ayacucho, en 1824, gracias a  batallas como las que se libraron en distintos rincones del país. Por eso es muy importante para el Proyecto Especial Bicentenario estar presentes aquí con ustedes y juntos conmemorar la gesta de Basilio, de Secchapampa y los ayacuchanos. Que este Bicentenario sea la oportunidad para reflexionar sobre los errores y aciertos del pasado para trabajar juntos por un mejor país y un mejor futuro”, dijo Castro Pozo Chávez.  

La conmemoración de la batalla de Secchapampa permite revalorar el papel protagónico que cumplieron las guerrillas y montoneras en la emancipación del país, así como promover el orgullo y la identidad cultural de los ciudadanos ayacuchanos y peruanos en general, rumbo al año 2024, cuando se conmemorará el bicentenario de las batallas de Junín y Ayacucho que dieron término a la dominación española. 

Por ello, el Proyecto Especial Bicentenario recordará lo vivido el 28 de noviembre de 1821 en la Pampa de Secchapampa, al igual que otros hechos históricos comprendidos en la Agenda de Conmemoración del Bicentenario de la Independencia del Perú. 

Sobre la batalla de Secchapampa 

Durante la guerra por la independencia, el 28 de noviembre de 1821, los morochucos se enfrentaron y vencieron a un contingente militar de 400 españoles en la Pampa de Secchapampa. Esta batalla se caracterizó por la astucia y habilidad de Basilio Auqui y los morochucos, quienes emplearon técnicas engañosas de guerrilla e hicieron uso adecuado del suelo pantanoso para impedir la movilidad y defensa de sus rivales. 

En represalia, el general José Carratalá ordenó el incendio del pueblo de Cangallo el 17 de diciembre de 1821. No obstante, Basilio Auqui, con 75 años, siguió combatiendo y volvió a vencer a los españoles en la batalla de Sachabamba el 8 de febrero de 1822. 

Videos: 

https://we.tl/t-yz6MzyzDNE

 

https://we.tl/t-RELTdXqRUe