El congresista Daniel Urresti presentó un proyecto de ley que busca frenar la comercialización de objetos robados y con una mayor participación de los detectives de la Policía Nacional en las labores de investigación, así como una mejor coordinación entre los actores de justicia y las autoridades de los gobiernos regionales y locales.

Se trata del proyecto de ley 6505/2020-CR, que plantea controlar y reducir el comercio clandestino, el robo y el hurto, y declara de necesidad pública, interés nacional y de ejecución prioritaria las acciones de interdicción, decomiso contra los bienes muebles (celulares, autopartes, entre otros) provenientes de hechos delictivos o presuntamente delictivos que se comercializan al público en mercados negros.

Urresti remarcó que se está ante una herramienta legal para que los ladrones no comercialicen las cosas que roban en las denominadas cachinas y en cuanto mercado negro exista.

[Lea también: Pleno del Congreso sesiona hoy desde las 10:00 horas]

Según la norma, la Policía Nacional realizará las investigaciones para determinar los puntos de mayor incidencia de comercio no autorizado de bienes de dudosa procedencia, lo que facilitará las acciones de interdicción del Ministerio Público.

Asimismo, se coordinarán acciones de verificación con los gobiernos regionales y municipios, con el apoyo de la procuraduría pública especializada en delitos de orden interno del Ministerio del Interior.

“Es hora de que la policía haga su verdadera labor, que es investigar; y que la Fiscalía deje de soltar a los delincuentes como lo viene haciendo. Ahora sí habrá mano dura", agregó el legislador.

Con esta norma, refirió, se garantizará la seguridad ciudadana, la tranquilidad pública; así como el comercio formal y el cumplimiento de las formalidades tributarias.