“Ante la situación que se afronta, la celebración se postergó para el próximo año”, señaló el activista Rodolfo Rojas Villanueva.

El 27 de setiembre cumplió 100 años del nacimiento de Delfín Rojas Fuster (según la partida de nacimiento, aunque él mencionaba que nació en 1917). Nació en la comunidad de Cuchis, distrito de Vilcabamba, provincia Daniel Alcides Carrión, región Pasco. Fue hijo de Pedro Rojas Sifuentes, descendiente de la comunidad de Rancas y de Florencia Fuster Yupari, descendiente de migrantes europeos que llegaron a Cerro de Pasco, en el Siglo XIX. Delfín Rojas Fuster se casó con Magdalena Villanueva Terrazos y tuvo 5 hijos; de los cuales el único que sobrevive es el reconocido activista pasqueño Rodolfo Rojas Villanueva.

En ese sentido, el activista Rojas Villanueva no deja de pasar por desapercibido el legado de su padre. “Fue una persona humilde, honesto y solidario. Solo llegó a estudiar hasta el 3er. grado de primaria. Para hacerlo tuvo que caminar 33 Km., es decir de Cuchis hasta Cerro de Pasco, pues en esa época no existía carretera. Estudió en turno nocturno en el antiguo centro escolar 34444. Para cubrir sus gastos tuvo que trabajar de día en la mina de Cooper Corporation. Participó en la banda de músico municipal de Cerro de Pasco tocando el violín y clavicordio. En el año de 1952 laboró en la mina el Dorado de Goyllarisquizga. Allí trabajó de lampero, barrenero… Y, luego pasó a ser asistente de secretario del superintendente Kinsley R. Fox (hoy un museo lleva su nombre). En 1954 retornó a la tierra donde nació: Cuchis. Se volvió campesino y secretario de la comunidad y murió en 1997 a los 80 años, víctima de un accidente y de la enfermedad adquirida en las minas (neumoconiosis)”, acotó.

Señalan que fue partícipe y testigo de muchos acontecimientos históricos. En 1932 se enroló voluntariamente en el Ejército de “Los moblisables” que pasaron por Cuchis y fueron a la batalla con La Gran Colombia. Cuando estuvieron acantonados en Huancayo se dio la noticia que se solucionó el conflicto armado. En el 2010, cuando su hijo Rodolfo Rojas Villanueva escribió el poema “Canto a los mineros de Chile”, en solidaridad y homenaje a los mineros atrapados en la minas de San José de Copiapó, su nombre y foto dio vuelta al mundo, luego que fuera publicado en la Agencia Andina de noticias.

Finalmente, se rescata el legado de sus frases: “El mentiroso siempre es un ladrón” y “Lo que es de César es de César, nunca coges lo que no es tuyo”. Delfín Rojas Fuster vive en la memoria de Cuchis, ahora de Pasco.

FOTO 1: Delfín Rojas Fuster junto a su hijo Rodolfo Rojas Villanueva.

FOTO 2: Delfín Rojas Fuster