Autor: Jurisconsulto y Abogado: Isaac Raúl HUAMALI SANCHEZ, Ex Candidato al Congreso Nacional de la República del Perú y a Vicegobernador Regional por Pasco.

Nuestro país recuperó la tranquilidad Democrática y el buen vivir en un Estado Democrático y de Derecho, respectivamente, cuando el último martes 13- 2020, el Tribunal Constitucional, máximo intérprete de nuestra Ley de Leyes, la Constitución Política del Estado Peruano, resolvió la Demanda Competencial instaurado por Pedro Oleachea, contra la Disolución del Congreso, aduciendo que era “anticonstitucional” aquella decisión histórica del Ing. Martín Vizcarra, Presidente del Perú de ascendencia provinciana.

Es bueno recordar el Art. 134 Constitución Política del Estado, que preceptúa lo siguiente: “El presidente de la República está facultado para disolver el congreso; si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros. El decreto de disolución contiene la convocatoria a elecciones para un nuevo Congreso. Dichas elecciones se realizan dentro de los cuatro meses de la fecha de disolución. Disuelto el congreso, se mantiene en funciones la Comisión Permanente, la cual no puede ser disuelta”

Los magistrados que acertadamente y por mayoría declararon INFUNDADA la demanda competencial fueron: Carlos Ramos Núñez (quien fue el Ponente), Marianella Ledesma Narváez, actual Presidenta del Tribunal Constitucional, Manuel Miranda Canales y Eloy Espinoza Saldaña. El Perú nunca olvidará el actuar cristiano y benévolo de estos Tribunos que jamás se vendieron por unos soles oscuros y delincuenciales y sentaron bases históricas que cuando se fijó la mirada en detener la corrupción política SI SE PUEDE unidos, tanto los Tribunos del Perú, el Pueblo y la Justicia, respectivamente.

Contrario sensu, aquellos manchados miembros del Tribunal Constitucional que pretendieron dar las espaldas vergonzosamente al pueblo Peruano y sus aspiraciones vívidas de lucha contra la corrupción se llaman: Ernesto Blume, José Luis Sardon y Augusto Ferrero, respectivamente. Estos mal tribunos serán enunciados en las páginas históricas negras del Perú, como aquellos que sin vergüenza alguna se vendieron y comercializaron sus conciencias por dinero sucio de todo un andamiaje de la mafia política Apro-fujimorista.

El pueblo de Pasco y Perú todavía no olvida que gracias al venal miembro del Tribunal Constitucional Ernesto Blume, Keiko Sofía Fujimori Higuchi, logró su libertad cuando purgaba prisión preventiva en una cárcel peruana. Esta calaña de magistrados nunca más en el Perú; y la actual Junta Nacional de Justicia encargada de nombrar, ratificar y destituir a jueces y fiscales, tienen una poderosa responsabilidad para escogitar MAGISTRADOS PROBOS, que amen la justicia y al pueblo y no dar la mano a Magistrados que sólo aman la fortuna y nunca por nunca demuestran genuino y profundo Amor a la Justicia.

Cuando hicimos nuestro comentario en fecha anterior, saludando a mi maestra en el Doctorado de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Doctora en Derecho Marianella Ledesma Narváez, por haberse ungido como la Primera Mujer Presidente del máximo órgano de control de la constitución como es el Tribunal Constitucional, advertíamos que expresábamos que había llegado NUEVOS VIENTOS AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL PERUANO; y he aquí uno de los primeros frutos en bien del Estado Democrático y de Derecho para nuestro bien Amado país.

En el diario “La República” página 04, del 15 Enero 2020, la Dra. Marianella Ledesma Narváez, expresó lo siguiente: “Ha sido un día histórico en el país. Por primera vez en la historia de la jurisdicción constitucional, el Tribunal constitucional levantó la reserva de una deliberación para que la ciudadanía tenga la oportunidad de conocer los argumentos que cada magistrado ha expresado de manera alturada”

Hoy los peruanos hemos experimentado resultados positivos de puertas abiertas y de información directa del Tribunal Constitucional; atrás quedaron el cierra-puertas de la mafia enquistada en el Tribunal Constitucional, como hicieron para ilegalmente liberar a Keiko Fujimori, una de las millonarias del mundo, sin trabajar de sol a sol, como lo hacen exitosas empresarias peruanas.

Cuando se disolvió el Congreso Peruano, (única experiencia en el mundo), se convocó a alecciones para un NUEVO CONGRESO. Si analizamos con conciencia e inteligencia ¿qué significa un nuevo congreso?, contestaríamos que este 26 Enero 2020, estamos llamados a elegir realmente a un NUEVO CONGRESO. No podemos errar nuevamente en las ánforas de elegir lo mismo de siempre; llamados y convocados estamos a elegir con optimismo y esperanza a congresistas que AMEN A PASCO Y EL PERÚ; hastiados y cansados estamos de aquellos que invirtieron dinero en sus campañas para recuperar vendiendo sus votos y conciencias en el parlamento nacional; ya no soportamos a aquellos que se cambiaron de camiseta política, primero en el fujimorismo, luego en el aprismo y hoy sospechosamente aparecen como izquierdistas (caso de Víctor Torres Jiménez).

El pueblo de Pasco y todo nuestro país, ahora dirán ¡¡NO y BASTA!!  a la fanfarria y estafa demagógica vil de hombres y mujeres aspirantes al Congreso de la República que sólo aman la fortuna y no la Justicia; menos el progreso y desarrollo de su pueblo como Pasco y el Perú.

¡Que Dios los Proteja; Que Dios los Bendiga!