Por primera vez, los 130 nuevos congresistas a elegirse en los comicios del 26 de enero de 2020 presentarán obligatoriamente su declaratoria de intereses. De lo contrario, no podrán juramentar al cargo, ni mucho menos, ejercerlo.

Pero esta medida debe ampliarse para todos los trabajadores del sector público, consideró el congresista Justiniano Apaza, coordinador del grupo de trabajo que analizará el DU 020-2019 enviado por el Ejecutivo para su revisión en la Comisión Permanente.

Adelantó que así lo propondrá en la sesión prevista para el próximo 6 de enero con el propósito de hacer efectiva la trasparencia en el aparato estatal.

Los otros integrantes del grupo de trabajo son los congresistas Rosa Bartra y Mario Mantilla.

Los nuevos legisladores deberán presentar este documento junto a la declaración jurada de bienes y renta, y de su situación financiera ante Oficialía Mayor del Congreso en un plazo de 15 días hábiles según el artículo 7 del Reglamento del Parlamento.

Con esta medida se busca transparentar la información relevante de los sujetos obligados a presentarla, para la detección y prevención de conflictos de intereses, como requisito indispensable para el ejercicio del cargo o función pública.

Esta medida regirá desde la tercera semana de enero de 2020, tras la publicación de su reglamento.

Los sujetos obligados, según este DU, son además de los congresistas, el presidente de la Republica, vicepresidentes, ministros, viceministros, prefectos, el presidente y magistrados del Poder Judicial, el Fiscal de la Nación, alcaldes y oficiales de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, etc.

La declaratoria jurada de intereses es un instrumento que contiene información sobre actividades de carácter profesional u ocupacional, actividades comerciales, relaciones de parentesco, entre otras, con la finalidad de hacer público posibles conflictos de intereses.