SU ARROGANCIA LES IMPIDE RECONOCER QUE LOS PRIVILEGIOS DE LOS QUE GOZAN NO COMPENSA LOS ENORMES PERJUICIOS QUE OCASIONA SU ACTIVIDAD

El congresista Justiniano Apaza consideró que la 34 Convención Minera – PERÚMIN que se desarrolla en la ciudad de Arequipa es un evento tradicional de las élites empresariales para cohesionar mensajes y prácticas que les permitan mantener sus privilegios e inmensas ganancias a costa del saqueo de nuestros recursos minerales.

Los grandes empresarios mineros organizan este evento para escuchar ponencias y discursos que ellos mismo pagan, es decir son personajes seleccionados que les tocan la música que sus oídos quieren oír, por eso cobran” expresó Apaza Ordóñez.

Sostuvo que para los empresarios mineros la coyuntura es especial porque su actividad es cuestionada en las localidades y regiones donde se desarrolla y que no perciben los beneficios que divulgan a través de una millonaria campaña de desinformación que realizan en los medios de comunicación. No existe localidad que pueda ser expuesta como símbolo de prosperidad por la actividad minera, todo lo contrario, la pobreza es recurrente.

Por ese motivo, dijo no esperar nada positivo para la región y el país. No tengo ninguna expectativa, por ejemplo, que Southern, en una decisión responsable, anuncie su retiro del Valle de Tambo y evite el sacrificio de este pueblo que lucha en defensa de la agricultura y su derecho a la vida, sustentado en esta actividad” señaló.

Más bien creo que culminado este evento Southern incrementará su prepotencia para presionar al gobierno para que imponga su proyecto minero en el Valle de Tambo” añadió el legislador.