Un paso inicial hacia diálogo informado que permitirá absorber dudas y construir un mejor escenario para los pacientes, dijo el congresista Alberto De Belaunde al empezar la última semana una Mesa de trabajo sobre los “Precios de los Medicamentos en el Perú”.

            El congresista dijo que la finalidad es contribuir a visibilizar la situación del costo de las medicinas y construir aportes para mejorar las condiciones de los usuarios de los servicios relacionados con la salud. “Estamos convencidos que será provechoso este diálogo abierto con todos los involucrados”.

            De Belaunde afirmó que hay una serie de tareas desde el Estado para garantizar que el mercado sincere la información y contar con elementos para tomar decisiones informadas.

            También se evidenció que hay un serio problema en cuanto al desabastecimiento público. Hay una serie de procesos al interior de DIGEMID, que si logramos un mejor y mayor funcionamiento tendríamos un impacto positivo en la manera cómo funciona el mercado de medicamentos”, reflexionó el legislador.

            Carlos Leigh, presidente de Alafal (Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Latinoamericanos) afirmó que de acuerdo a tres estudios realizados en Chile (2010 – 2015) por una de las universidades más serias de ese país, se pudo concluir que Chile y Perú cuentan con los precios más bajos de medicinas en relación a otros de Latinoamérica.

            De igual posición fue Luis Diaz, gerente general Anacab, Asociación Nacional de Cadena de Boticas, quien recordó que el mayor comprador de medicinas en el país es el gobierno y que el sector privado no puede competir con ellos. También se refirió a un estudio que afirma que el Perú tiene las medicinas con los precios más bajos de la región.

            Javier Dupuy, representante COMEX, afirmó que no existe una relación causal, comprobada, entre acuerdos comerciales y precios de medicamentos. Sostuvo que el problema se solucionaría a través de la tercerización de los servicios de salud que se encuentran a ‘niveles africanos’. "Si no nos ponemos a trabajar juntos entre el público y sector privado esto va a seguir así”.

      Recomendó al Estado “apalancar” la prestación de servicios en el sector privado, como en el tema de las incubadoras que se van a malograr; es mejor contratar un servicio a una empresa privada a quien se le debe encargar el control y mantenimiento, dijo.

            Juan Carlos Salem, recomendó fortalecer el sistema de compras corporativas. Perú-Compras debe convertirse en una entidad autónoma de nivel 4, a la par que otras entidades de Salud, opinó.

            Por su parte Javier Llamosas, decano del Colegio Químico Farmacéutico de Lima, rebatió los estudios presentados antes y se refirió al costo de las medicinas que en el país tienen los precios más altos en la región y exigió que se sinceren los precios de la medicina en los tratamientos de las principales enfermedades.

            "El año pasado se desestimó una medida cautelar que impedía que ingresen competidores. Luego, se registró el primer competidor y en el proceso de compra pública, el competidor vendió Infliximab en S/ 840 frente a los S/2.040. Solo en la compra de diciembre del 2017, el Estado se ahorró cerca de 7 millones de soles", aseguró.

            El Trastuzumab, para combatir el cáncer de mama, cuesta siete mil soles y una paciente puede necesitar hasta 10 ciclos de tratamiento, es decir 70 mil soles. Este medicamento no tiene competidores, es de composición biotecnológica. Los pacientes se ven en la necesidad de adquirirlos muchas veces en farmacias particulares por la falta de stock en la seguridad social y SIS.

        Igual sucede con una serie de medicamentos cuyos precios son inalcanzables para la población, como Infliximab  y  Oxaliplatino" dijo.

        Según el Observatorio de Digemid, el precio mínimo de Trastuzumab en el sector público es de S/ 6.240,42, miientras que en el sector privado el precio oscila entre los S/7.032,91 hasta los S/10.102,07, uno de los precios más altos por encima de los de Costa Rica, Colombia y Uruguay.

            "Infliximab", otro inyectable para tratar la artritis reumatoidea, tiene un costo de S/3.490,10. El único importador era el laboratorio Johnson & Johnson. Cuando se logró abrir la competencia, el precio bajó considerablemente, informó la representante de Digemid Maruja Crisante.