Tres abuelitos más y un sordo mudo, sin documentos de identidad, fueron descubiertos en la visita que hizo la Intervención Pública Focalizada (IPF) Pensión 65, al centenario abuelito Marcelino Abat Tolentino en Chaglla, para quienes articula con las entidades competentes para otorgarles sus DNIs, a fin de que accedan al apoyo del Estado con transferencias económicas.  

LA DIETA DE MARCELINO

El Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) a través Pensión 65, ni bien conoció el abandono de Marcelino Tolentino, que tendría 119 años, intervino para que reciba el apoyo del Estado, para cuyo fin se trasladó al lugar donde vive. Identificó que Marcelino no cuenta con ningún tipo de documentos, primer requisito para acceder a los subsidios y transferencias económicas, por lo que articuló con las autoridades locales y las instituciones competentes, como el Reniec, para otorgarle su DNI.  

El fin de semana, un equipo de Pensión 65, juntamente con autoridades locales, se trasladó al anexo de Cormillo del centro poblado de Huacachi, distrito de Chaglla, provincia de Pachitea, para agilizar la obtención del DNI de Marcelino. El representante de Pensión 65, constató cómo vive el adulto mayor en una vieja casa sin servicios básicos, alimentándose con una dieta a base de frutas que él mismo cultiva; pese a sus escasas fuerzas, produce deliciosos zapotes, lúcumas, maracuyás, limas, plátanos y otras variedades frutícolas, con los cuales dio un refrescante recibimiento a Pensión 65 y las autoridades locales, quienes llegaron agotados tras cerca de dos horas de caminata por una ruta accidentada que parte desde Huacachi, al único lugar a donde accede vehículo, a dos horas de Chaglla.

Marcelino Tolentino, vive completamente aislado, intercambiando sus frutas por otros productos, en una antigua hacienda abandonada por sus dueños hace seis años. Él era uno de los peones desde su juventud, hombre dedicado al trabajo y al cuidado de los cultivos, no tuvo esposa ni hijos, ahora en su avanzada edad, sordo y de escasa vista, solo tiene la visita casual de bondadosos moradores de Huacachi, quienes llegan caminando más de una hora llevándole algunos víveres. Así como Pensión 65 llegó con presentes que alegró al olvidado abuelo, y lo más importante, el sábado dio el primer paso para que obtenga su DNI, con la firma de testigos, como el teniente gobernador y pobladores, que dan fe de la existencia del adulto mayor, ya que no cuenta con acta de nacimiento, ni de bautizo.

LA CLÁSICA LIBRETA MILITAR

Ante la visita de Pensión 65, se descubrió que existen más personas que prácticamente no existen para el Estado. Agustín Silvestre Diego (79), de Huacachi, el vecino más cercano del centenario Marcelino, solo tiene la clásica libreta militar de color amarillo. Mientras que su hermana Cirila Silvestre Diego (82), no cuenta con ningún documento de identidad. En la misma situación se encuentra su vecina Alicia Inocencio Aguirre (65), todos ellos que podrían ser potenciales beneficiarios de la IPF. A eso se añade la situación más penosa de Pedro Lino Maíz (54) un sordo mudo que tampoco puede acceder a recibir el apoyo del Estado, que otorga Contigo, la subvención económica para personas con discapacidad.  

Midis, mediante Pensión 65, articula con las autoridades locales, como la Municipalidad Distrital de Chaglla, para que a través de su área de registro civil, en coordinación con las otras entidades les otorguen su DNI, como se recuerda, ninguna persona puede ser beneficiario de Pensión 65 u otras IPF o subsidios del Estado, mientras no tiene su documento de identidad y la clasificación socioeconómica, tarea de los gobierno locales en su jurisdicción, por lo cual Midis, llamó a las autoridades a dar las alertas, para intervenir articuladamente y brindar apoyo a ciudadanos en vulnerabilidad.