Pensábamos que la justicia en Pasco era limpia, imaginábamos que lo justo lideraba, que todo era impecable, que lo correcto reinaba, que lo puro coronaba los esfuerzos de la probidad, eso creíamos a pesar de los rumores validábamos que dominaba la inteligencia moral y que lo oscuro, lo sucio, sucedía en otros lares y no en la tierra minera, donde presuponíamos que la justicia era como la nevada, blanca, pulcra y sin macula.

Pero no, erramos de percepción, nuestra fe y esperanza se fue al cadalso, somos judas, somos pecadores, y en una sociedad jurídica, somos culpables, es malhechor quien corrompe y quien es putrefacto, es reo quien acepta sobornar como quien chantajea, es criminal quien pide y quien ofrece, somos culpables, seámoslo siempre, ¿que nos separa del castigo moral?, que nos divorcia de la sentencia jurídica?, el audio, el video, la evidencia en la cual mostramos la crudeza de nuestra ética, lo salvaje de la moral jurídica, lo vil y calaña de nuestras promesas rotas e impuestas por el dinero.

Sorprendentemente e increíblemente niegan, rechazan, y desconocen el acto, el hecho, como medida cautelar para que no le den insumos a algún fiscal que hará de acusador y otro juez hará de salvador, la justicia en Pasco esta manchada, ha sido violada, la usura los ha vencido, el lucro ha sido más que la moral correcta y la ética hace tiempo esta arrinconada en el servicio higiénico donde le jalan el retrete cuando es necesario hacerlo.

¿cuantos jueces del poder judicial pasqueño se salvan y son probos?, ¿cuantos fiscales luchan por la correcta justicia en Pasco?, ¿cuantos jueces no ceden al dinero?, ¿Cuántos fiscales velan sus ojos a la tentación de la ganancia deshonesta?, “que tire la primera piedra” quien no ha pecado si no es acción al menos en pensamiento.

Ahora que se sabe las tropelías de actores supremos de la justicia de Pasco, seguramente la injuria y la deshonestidad se ausentaran por unos meses, se impondrá por un breve tiempo la diligencia judicial correcta, puritana y de bastión; respirara la imparcialidad de tanta violación, tomara oxigeno la legalidad, habrá un respiro para los canales de justicia; pero después todo volverá a la normalidad,  a esa rutina de que quien tiene más recibe menos condena y quien paga algo perderá en una sentencia por 2 votos a 1, la justicia tiene tarifa como de peaje avanzas hasta donde tienes y donde ya te quedas sin plata, te jodes, te fríen y te sentencian.

Canta la muliza “Falsía” que la “justicia no hay en la tierra, justicia solo en el cielo donde no hay ricos ni pobres” faltaba agregar que ni para los pobres, ni para los ricos ni para la clase media, hay justicia, justicia solo hay para quienes poder para canjear poder, justicia hay para quienes tienen influencias y hacer trueques de influencias, justicia hay para quienes tienen la información y cambian información, no basta el dinero, es necesario más.