La Defensoría del Pueblo condena los actos de violencia cometidos en el marco de las Elecciones Regionales y Municipales 2018 (ERM) que han afectado a candidatos y candidatas de diferentes localidades del país y solicita se realicen investigaciones oportunas para esclarecer los hechos y determinar responsabilidades.

Los casos en que la Defensoría del Pueblo ha tomado conocimiento se produjeron en diferentes regiones. En Ica amedrentaron con una bomba casera a una candidata del distrito de La Tinguiña; en Cajamarca arrojaron un petardo de dinamita en la vivienda de un candidato a regidor del municipio provincial; en Pimentel (Lambayeque) arrojaron un artefacto explosivo casero en los exteriores de un local partidario; en Chiclayo dispararon contra la camioneta del candidato al distrito de José Leonardo Ortiz; en Puno dejaron animales muertos en el local partidario de un candidato a la referida región y en Piura, arrojaron pintura en la vivienda de una candidata al distrito de La Huaca.

Tales hechos obligan a la Defensoría del Pueblo a exhortar al Ministerio del Interior, Policía Nacional y Ministerio Público para que intensifiquen las acciones de prevención e investigación, a fin de proteger los derechos a la vida, integridad y tranquilidad tanto de candidatos, candidatas y ciudadanía que participan en el proceso electoral.

Así también, hace un llamado a las organizaciones políticas a respetar el Pacto Ético Electoral, a sus militantes y ciudadanía en general, a actuar pacífica y democráticamente antes, durante y después de acudir a las urnas el 7 de octubre próximo.

La Defensoría del Pueblo como parte de su labor de supervisión electoral continuará atenta a los acontecimientos relacionados con los comicios electorales a nivel nacional, evaluando posibles intervenciones en el marco de sus competencias constitucionales.