Mg. Cilo Rojas Peña

"Para la Prensa, como para el hombre, la libertad sólo ofrece una posibilidad de ser mejor; el servilismo no es más que la certidumbre de ser peor".

Albert Camus

Este 1 de octubre es el “Día del Periodista”, un día dedicado a valorar la labor periodística. Es una fecha para reafirmar que una prensa libre, responsable e independiente es un pilar para el fortalecimiento de la democracia. Reconocemos a los medios de comunicación por informar, educar, entretener y defender la libertad de expresión.

El acceso a la información fiable y veraz es un pilar básico de cualquier sociedad democrática. Por eso, la prensa es considerada con toda razón el cuarto poder. La democracia exige, como uno de sus principios básicos de funcionamiento, la separación entre poderes y eso incluye al cuarto.

El periodismo es una actividad que diagnostica la marcha de la sociedad, un humanismo, un diálogo permanente, recogiendo esa dosis de sabiduría que destila la vida en cada jornada. Oír, ver, contar, analizar, opinar son los verbos esenciales de este arte. Es el arte de las emociones sociales o de la espontaneidad robusta y graciosa, que nunca debe perder sus objetivos que le han dado nacimiento y vigencia.

Acierte o no el visionario y adalid periodístico, lo cierto es que la prensa influye hoy más que antaño lo hicieran la iglesia y las universidades en la configuración y marcha de las sociedades modernas. Tal crecimiento de poder e influencia ha venido acompañado de severas críticas sobre la pérdida de independencia de los medios y su apartamiento del servicio a la verdad y al bien común.  Ambos, deben estar inseparablemente unidos.

Gabriel García Márquez fue arduo y crítico defensor del oficio de periodista, y durante su vida reflexionó sobre su trascendencia en la sociedad y la importancia de la ética en la profesión: “La mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces la que se da mejor”.

Además de su vastísima carrera literaria, Gabriel García Márquez profesó un gran amor al oficio del periodista, que llegó a calificar como “el mejor del mundo”. Crítico y vigilante con la profesión, reflexionó con viveza sobre su salud y las claves para hacer un buen trabajo.

Mario Vargas Llosa afirma: “Nunca he dejado de ser periodista: el periodismo es una fuente riquísima de historias, es un tipo de aventura que siempre me ha apasionado. La mitad de las cosas que he escrito no las hubiera escrito yo sin las experiencias que me ha dado el periodismo”.

Es tal la magnitud y trascendencia del periodismo que casi todos los galardonados con el Premio Nobel de Literatura, han desarrollado actividades periodísticas.

Los periodistas y los medios de comunicación deben aceptar el reto, primero de la autocrítica y la reflexión, y luego caminar hacia una mejor forma de satisfacer las necesidades informativas de la sociedad; revertir la información viral de las redes, en temas de profundo análisis; pensar más en sus oyentes, lectores y televidentes antes que en sus anunciantes, y menos en los políticos.

¡Un saludo a los periodistas de Pasco y el país!