En forma casi unánime le asigna por ocho años competencias y funciones  

 

Con solo una abstención y 104 votos a favor el Pleno del Congreso decidió el martes 19  insistir y aprobar la Autógrafa de la Ley de Fortalecimiento del Sistema de Inspección del Trabajo frente a las observaciones realizadas por el Poder Ejecutivo, con lo cual se fortalece SUNAFIL.

El dictamen aprobado, que comprende las iniciativas del congresista Roy Ventura Ángel y del Poder Ejecutivo, tiene el objeto de fortalecer el Sistema de Inspección del Trabajo, asignándole de manera temporal a la Superintendencia Nacional e Fiscalización Laboral (SUNAFIL) las competencias y funciones a las que hace referencia la ley que crea esta entidad pública.

De acuerdo al texto sustitutorio el régimen temporal tendrá una vigencia de ocho años, pudiendo ser extendido previa evaluación de los resultados obtenidos por la SUNAFIL y a la incorporación de gobierno regional al régimen laboral del servicio civil.

El presidente de la Comisión de Descentralización, Gilmer Trujillo (FP) expuso las razones de la insistencia a cada una de las siete observaciones que presentó el Poder Ejecutivo.

En ese sentido, sostuvo que es una condición razonable y objetiva el evaluar los resultados al cabo de los ocho años de vigencia para determinar si es positiva o no y si se debe proseguir con la medida; que el procedimiento de transferencia de recursos de retorno a los gobiernos regionales tiene sus formas legales, sin necesidad de  que sean definidos por el Ministerio de Trabajo.

Entre otros aspectos, que la transferencia de recursos están contenidas o normadas por el reglamento de la ley; y que es innecesaria la elaboración de fórmulas legales puesto que en la Autógrafa se establece  el procedimiento de las transferencias.

El presidente de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, Justiniano Apaza (FA), coincidió con la necesidad de aprobar la insistencia y destacó la importancia de unificar y articular el sistema de inspección que en estos momentos se encuentra fragmentado.

Indicó que este sistema se encuentra fragmentado en tres partes puesto que fiscalizan los procesos laborales tres tipos de operadores: el Ministerio de Trabajo, la Sunafil y los gobiernos regionales. “Esto es lo que dificulta un sistema eficaz de inspección”, expresó. (MED)