En ceremonia realizada en Palacio de Gobierno

En ceremonia realizada en Palacio de Gobierno, hoy se promulgó la Ley de Fortalecimiento de la Contraloría General de la República y del Sistema Nacional de Control, norma que marca un hito histórico en la lucha contra la corrupción en el Estado, que modernizará y fortalecerá sus capacidades para supervisar el uso de los bienes y recursos públicos, así como luchar frontalmente contra la inconducta funcional y la corrupción. 

La Ley fue promulgada por el Presidente del Poder Legislativo, Luis Galarreta, ante la presencia del Presidente de la República, Martín Vizcarra y el Contralor General Nelson Shack. Como se recuerda, la Ley fue aprobada por el Poder Legislativo por insistencia, con el voto unánime de la representación parlamentaria, hasta en dos ocasiones. 

“La promulgación de esta ley constituye un acontecimiento histórico, no solo en la vida institucional de la Contraloría, sino un hito en la lucha contra la corrupción que ha adolecido de múltiples precariedades y limitaciones para desarrollar una lucha frontal y célere. Ahora contamos con una herramienta que contribuirá a una acción más efectiva, tanto en calidad como en cobertura a nivel nacional”, expresó Shack. 

Anotó que la lucha contra la corrupción no es una tarea que le compete solo a la Contraloría, sino a todas las entidades públicas y otros sectores. En ese sentido, destacó que la Ley fue aprobada por unanimidad por el Congreso de la República, hasta en dos ocasiones, lo que demuestra que se puede trabajar juntos en elementos sustanciales y operativos, para trabajar de manera sinérgica y complementaria en la lucha contra la corrupción. 

Agregó que la nueva Ley también contribuirá en mejorar la calidad de las intervenciones públicas, con el propósito de recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones y las autoridades. 

Por su parte el titular del Legislativo, Luis Galarreta, destacó el trabajo previo realizado por la Contraloría para la aprobación de la norma. A su turno, el presidente Martín Vizcarra expresó su compromiso y voluntad de apoyar las iniciativas anticorrupción, en beneficio del país. 

REFORMAS 

Con la promulgación de la Ley, las principales reformas que se implementarán son la reorganización institucional en un plazo de 120 días, no solo para cambiar la estructura de la Contraloría, sino el estándar de transparencia de todo lo que se realiza en el Sistema Nacional de Control. Por primera vez todos los informes de la Contraloría General serán publicados íntegramente para conocimiento de la ciudadanía sobre cómo se están ejecutando los recursos públicos. 

Además, va a permitir rediseñar el Procedimiento Administrativo Sancionador (PAS) para la aplicación de sanciones administrativas céleres y predecibles, en aquellos casos de inconducta funcional grave o muy graves, que actualmente demoran hasta más de dos años. La nueva norma también otorga potestad sancionadora administrativa para que la Contraloría General sancione a los funcionarios y servidores públicos electos por votos popular. 

Otros acciones que se podrán desarrollar será la fiscalización patrimonial de los funcionarios públicos, gracias al acceso directo, masivo, permanente, en línea, irrestricto y gratuito a las bases de datos que administran las entidades sujetas al Sistema Nacional de Control, para contrastar la información de miles de declaraciones juradas de ingresos, bienes y rentas que son recibidas por la Contraloría General. 

INCORPORACIÓN  DE OCI 

El Contralor General adelantó que con la implementación de esta nueva Ley, antes de fin de año debe haberse concluido con el proceso de incorporación de los Órganos de Control Institucional (OCI) de las municipalidades provinciales y de los gobiernos regionales, para que dependen administrativamente de la Contraloría General. 

De otro lado, anunció que se ampliará el modelo de control concurrente que se aplica a la Reconstrucción con Cambios a las obras públicas con presupuestos mayores a los 100 millones de soles y la próxima convocatoria para contar con Monitores Ciudadanos de Control, que serán los ojos y oídos de la Contraloría, que contribuirán en la supervisión de obras de sus comunidades.