Todavía no comienza oficialmente el partido. El jurado inapelable, el pueblo, dará su veredicto recién el 7 de octubre. Al momento aún se mantiene indiferente a la campaña que buscan apresurar precandidatos e interesados, como quien intenta invertir el sabio dicho: no por mucho madrugar amanece más temprano. El refrán, se aplica al error de varios aspirantes al Gobierno Regional de Huánuco. Jhon Romero, Ewer Portocarrero, Rodolfo Espinoza, suman sus fallas e improvisaciones, que juegan a favor del expresidente regional Luis Picón. Se puede leer como un triunfo en los encuentros amistosos, de las pichanguitas antes del encuentro oficial. A tono con el fútbol.

Hace un par de semanas, quien viene con una campaña sostenida de largos años, a veces asolapada, Jhon Romero Lloclla, fue el foco de atención a raíz de sus propios entuertos en su organización. Además de su condena por haber mentido en su hoja de vida, que ya es una carga, se sumó la acusación de querer quitarle el FARE - “Paisanocuna” al fundador. Denuncia pública, pregonada por el propio expresidente Jorge Egoávil Espinoza, quien goza de cierta aura para bajar el dedo a quien corresponde. Una sindicación de este tipo, suma al conocido lío de faldas del pasado. De ahí que habrán visto un meme en las redes sociales comparar: quitar el partido político con robar el amor. Esto desacredita a Lloclla, no será determinante, pero resta, aunque él dice lo contrario. Cuando lo entrevisté en Radio Ondas de Huallaga, afirmó que los titulares de periódicos son costosos, así que estaba agradecido por las portadas que le dieron. Tener líos a estas alturas en sus propias filas, es un flanco a tomarse en cuenta, es señal de debilidad en el liderazgo.

A quien le va peor es a Ewer Portocarrero. Con justa razón, se dice que la campaña electoral es el circo político, con payasos y payasadas ridículas. El precandidato ya se cambió de disfraz hasta en dos oportunidades, próximamente nos hará un nuevo preestreno, función especial, damas y caballeros. Primero se presentó con el partido Todos por el Perú - descontando lo que desconocemos - para tumbar el circo y armar otro; del morado se pasó al amarillo y verde de Hechos y no palabras. Ahora, con más maquillaje y humor sin gusto, de seguro hará una función especial con propio estrado. El perjuicio consigo mismo, no solo pasa factura a Portocarrero, también le tocará su parte de poca seriedad, a Hechos y no palabras, que ya anunció presentará nuevo precandidato.

al momento no veo al némesis de Picón, al Rubén Alva salvador de la corrupción de la anterior elección. La plaza está abierta

El mayor signo de debilidad de Rodolfo Espinoza, viene de su desorganización, que casi peca en lo mismo que el anterior. Se presentó como el precandidato de Podemos, una pésima copia de la agudeza de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón del Podemos español. Ahora Pechito, anuncia que postulará con su propia organización, es decir, también se cambia de disfraz, incluye color y símbolo (de más o menos, a feo). Esta no es su mayor debilidad, está centrada en algo así como Huánuco es la región, que equivaldría a Lima es el Perú. Sus movimientos son muy aletargados en las provincias, Pechito cree que con tener los votos de Huánuco ya lo hizo, como se confió cuando postuló al congreso. Un candidato de una importante provincia, con buena proyección, me contó, “yo quería ir con Pechito, pero él no se mueve”. Además de otros factores.

Así están los candidatos más vistosos a la región. No crean que me olvidé de Robinson Aguirre, quien siempre estuvo en proselitismo desvergonzado, como ya lo dije en algún momento. ¿Con la de quién? Sin embargo, no creo que Robinson vaya a ser el némesis de Luis Picón, que sin necesidad de encuestas truchas, al gusto del cliente, el expresidente lidera las preferencias (explicaremos después). El candidato salido de Amarilis, puede ser echado, de hecho ya lo ven así, al mismo saco de Luis Picón. Si bien es cierto que ser alcalde es una oportunidad para ponerse en vitrina, también desgasta. Con esta suma de errores, debilidades e improvisaciones de los rivales del puntero, quien gana, antes de iniciar siquiera el partido, es Picón, que no carece de organización, equipo técnico, experiencia, etc. al que apelará para hacerse de la gobernación. Sin embargo, al momento no veo al némesis de Picón, al Rubén Alva salvador de la corrupción de la anterior elección. La plaza está abierta. ¿Puede ser Pier Paolo Marzo, hasta el momento intachable?, ¿o es la oportunidad de un tal Sánchez o Jacobo Santos? Quién asume ese papel de polarizar.