Un panorama tributario sombrío trazó el superintendente nacional de la Sunat, Víctor Shiguiyama, en la sesión de la Comisión de Economía del miércoles 6: la presión tributaria viene cayendo en el país desde el año 2003 y se estima que en este año llegue al 12,7%, similar al año 2012. Un punto de recaudación equivale a 7 mil millones de soles aproximadamente.

Parte de ello se explica, según el funcionario, por el incremento de la evasión en años recientes por el incumplimiento del IGV y del impuesto a la renta de tercera categoría, entre lo que denominó efectos transitorios (aplazamientos por IGV y las consecuencias del Niño Costero, mayores devoluciones de impuestos, el escándalo de Lava Jato) y mayores precios de materias primas y erosión de la base tributaria y otros.

Shiguiyama Kobashigawa inicialmente contestó las preguntas de los congresistas Karla Schaefer y Miguel Torres respecto a las afirmaciones de que habría un cierto favoritismo tributario por rebaja de impuestos en el internamiento de aeronaves.

 Las respuestas del superintendente no dejaron satisfechos a ninguno de ellos porque optó por definir términos antes que aclarar si con esa ley (que ha quedado en primera votación en el Pleno) se favorecerá solo a pequeñas y medianas empresas. No dijo si LAN podría beneficiarse o no con esa norma,  de algunas exoneraciones (como las cartas fianza) y de tributos suspendidos.

Shiguiyama dijo que la exigencia de las cartas fianza depende de la ‘discrecionalidad’ de la superintendencia de Aduanas, como la situación financiera, la solvencia y permanencia de la empresa. Esto ahorra costos y se evita la reexportación, afirmó.

Schaefer (autora del proyecto) dijo que el superintendente dio información a  cuentagotas y que las facilidades a LAN y a Avianca, principalmente, es por el gran parque aeronáutico que poseen: unos 59 aviones de gran capacidad (que son alquilados y así ingresan al país, según Miguel Torres) a diferencia de los 59 helicópteros y aviones de mediana capacidad de bandera nacional.

En otro momento de su exposición, el superintendente de la Sunat sostuvo que es necesario revaluar los beneficios tributarios que son diversos y que suman montos significativos, como 16 mil 498 millones de soles que significan un 2,2% del PBI. Reducir solo un 10% del valor de las exoneraciones permitiría duplicar el presupuesto de este año destinado a disminuir la desnutrición crónica infantil (1,783 millones de soles) o infraestructura sanitaria.

Durante la intervención de los congresistas, Víctor García Belaunde llamó la atención sobre el destino de los 2,600 millones de soles que tienen en las AFP las empresas constructoras consorciadas con Odebrecht y preguntó qué ha hecho la Sunat al respecto como auditor del Estado.

Guillermo Bocángel dijo que hay 1,350 millones de soles en tributos suspendidos por las grandes empresas y preguntó, sin respuesta, cuánto ha pagado LAN desde 2016 y cuántos aviones (de empresas extranjeras) ingresaron al país en los dos últimos años.

El congresista Guillermo Martorell preguntó cómo se está favoreciendo la competitividad del Perú en la región si existen empresas que están exoneradas de tributación y otras suspendidas de hacerlo.

García Belaunde propuso que la Sunat sea “justa, razonable y eficiente” y que se establezca, como en Francia, un IGV diferenciado porque no se puede aplicar el mismo importe por diferentes usos y necesidades. Habló también que se reconsidere el porcentaje por recaudación que recibe la Sunat como ingreso presupuestal.

Por su parte, el superintendente respondió que deben permanecer algunos porcentajes de impuestos “por su complejidad” y otros que deben ser revisados. Cuando hay demasiadas opciones se buscan mecanismos para eludir el tributo, afirmó.

Propuso la necesidad de revisar el RUS y el RES y anunció que el próximo año se empezaría a revisar el modelo que tiene 20 años de antigüedad y se iniciará el proceso de cambio paulatino de los comprobantes de pago a electrónico, hasta eliminar el papel, y la creación de cuentas únicas para los contribuyentes, un control más automatizado de los consumos y talvez el inicio de un IGV diferenciado.

En otro momento, el jefe de la Sunat informó a la comisión que hay un 36% de evasión del IGV y un 40% de bancarización del movimiento financiero frente a un 60% que son pagos al contado. Unos 6,200 contribuyentes presentaron su declaración jurada anual informativa de precios de transferencia en el 2016, y que el monto de operaciones reportadas con paraísos fiscales que realizan algunas empresas supera los 230 mil millones de soles anualmente.

El 72% de la fuerza laboral del país es informal y en el año 2020 se iniciará un sistema de intercambio internacional de información financiera y tributaria entre todos los países del orbe; y que desde marzo último su institución ha detectado los problemas que afrontan las empresas brasileñas y las consorciadas que están  ligadas al caso ‘Lava jato’, pero por reserva tributaria no debía dar esa información, salvo que lo solicite el Ministerio Público. (O/M/C)