Los peligros de la contaminación ambiental  por las actividades extractivas, fueron expuestos el jueves 2 en un foro denominado “Poblaciones afectadas por Metales Pesados de Cerro de Pasco y La Oroya e Impacto de Pasivos Ambientales en la Cuenca Alta del Rio Rímac“, organizado por la Comisión de Pueblos Andinos.

  “Las actividades de extracción y comercio de la minería han permitido, entre otros aspectos, la afectación a los componentes ambientales en las zonas y poblaciones donde se desarrollan actividades mineras. Los efectos de esta contaminación se reflejan en la flora, fauna y, principalmente en la salud de los pobladores que viven en las áreas de influencia de las unidades mineras o proyectos de exploración”, manifestó el parlamentario Humberto Morales Ramírez (FA) al inaugurar dicho evento, en representación de su colega  Marco Arana, presidente de la Comisión de Pueblos Andinos.

 El parlamentario refirió que existen lugares y poblaciones emblemáticas que se han visto afectados por la presencia de empresas mineras como en Cerro de Pasco, donde se afecta a la laguna Yanamate y al distrito de Simón Bolívar, el Complejo Metalúrgico La Oroya, así como la cuenca del río Rímac que cuenta con pasivos ambientales de las mineras Ticlio o Americana.

  “Estas actividades por su naturaleza, han permitido la presencia de metales pesados en suelos y cuerpos hídricos, afectando de manera directa a la población con la presencia de minerales en sus organismos, lo que pondría en riesgo el sistema nervioso e inmunológico de las personas. Por ello, en espacios como este, debemos analizar y hacer propuestas para buscar soluciones”, consideró el parlamentario del Frente Amplio.

 En la reunión realizada en el Auditorio “Alberto Andrade Carmona”, también participaron el director del Centro de Cultura Popular Labor, Wilmar Cosme; la científica ambiental de Source International – Italia, Laura Grassi, entre otros invitados que hicieron llegar sus experiencias y aportes. (FAA).