Como tantas veces en vida lo hizo, dentro de su féretro  recorrió por la pista atlética del estadio Daniel Alcides Carrión;  María Victoria Rivera Bustamante nuestra querida “abuelita maracuyá” le dijo adiós a toda la comunidad deportiva de Cerro de Pasco; El Consejo Regional del Deporte que preside el Ing. James Silvera Llana, administrativos y trabajadores del IPD lo recibieron y le rindieron homenaje a la que en vida fue, nuestra octogenaria atleta pasqueña, ejemplo de vida para chicos y grandes del Perú.

 

Niños y jóvenes pertenecientes al programa Deporte Para Todos y ocasionales deportistas que jugaban fulbito dieron la bienvenida al cortejo fúnebre de la “Tía maracuyá”, que arribó al primer escenario deportivo de Pasco al mediodía del aciago último domingo, como aquellos tantos días del mes de  noviembre, en los que la “tía maracuyá” recorría kilometro a kilometro la Maratón Meseta del Bombón, ella siempre altiva cruzaba la línea de meta.

El jefe del IPD Pasco, al momento de su alocución realizó una remembranza de la inagotable vida de María Rivera Bustamante, destacando su desprendido apasionamiento por el deporte y la vida sana que llevo durante su existencia, todo un ejemplo a seguir por los deportistas y toda la comunidad pasqueña.

Finalmente la distinguida atleta fue conducida al cementerio general de Cerro de Pasco, en olor a multitud,  llevándose consigo a la eternidad el cariño del pueblo pasqueño; antes dentro del estadio fue homenajeada con una medalla y polo deportivo que le hizo entrega el vicegobernador de Pasco, en muestra de un justo y merecido reconocimiento. Adiós Tía Maracuyá.