Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

Volvemos a sufrir como país, a penar y escarmentarnos, todo por culpa de las mayorías que deciden mal y por los que nos gobiernan desde el Ejecutivo, Legislativo y Judicial de modo lastre y pésimo. Sucedió cuando un ciento de españoles vencieron a miles de indígenas en la plaza de Cajamarca, era increíble saber y notar como la astucia, la actitud ladina de Pizarro y sus socios nos vencieron, no hubo guerra, ni batallas, nos sometieron por lapso de nuestros enconos, de nuestras actitudes de divisionismo que ha sido siempre los motivos que no salimos adelante como sociedad.

Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

¿Podría orinar yo en Macchupichu? No, te meten preso y te multan ¿podría excretar en el Koricancha?, tampoco sería un delito contra el patrimonio cultural histórico del Perú ¿podría mear en kotosh?, los huanuqueños te aniquilan aparte de la penalidad que enfrentarías ¿podría expeler en el templo del Señor de Muruhuay? Definitivamente que no ya que los Tarmeños te desfloran aparte de ser excomulgado por la eternidad.

Ah,  pero si podrías orinarte  en Ichugan por Chipipata alturas de  Yanahuanca, pero si  puedes  mear en Rocco en el templo de la luna de Goñicutac , pero si podrías  destruir  Bombomarka cuna de la civilización de estas alturas de la sierra,  si puedes destruir y evacuar en la plaza Chaupimarca  donde se celebró el triunfo de la batalla de Pasco, pero si podrías ensuciar la ciudadela pre inca de Huagri en Paucar, si puedes borrar los murales hechos por artistas plásticos de talla internacional en la ciudad minera, si puedes y nadie te multa, si lo haces nadie se hastía, a nadie enfadas, al contrario alegras la sostenibilidad insensata, ignorante y estólida de la mayoría de ciudadanos de Pasco que tienen con su cultura y sus raíces. Si puedes descargar piedras afectando, malogrando y desluciendo el famoso puente de Huarautambo que es lo mejor que hemos mostrado al Perú y al mundo de nuestra arqueología de la región.

Hasta los autodenominados liberales, que supuestamente defienden el dinero bien ganado a costa del esfuerzo propio, se quitaron la mascareta al defender la injusticia que se comete con miles de afiliados al ONP. Los descalificativos e insultos hacia los congresistas, que fueron contra viento y marea, tapándose los oídos para no ceder a la chilla acostumbrada con el que apabullan cualquier iniciativa que afecte los  sagrados intereses de la élite y su gran prensa, no cesan hasta hoy. Resumen toda la discusión a que tenemos un congreso populista, término que, ahora, adopta nuevo significado menospreciativo. A ninguno de los llamados líderes de opinión, técnicos o especialistas, con un mínimo de sentido de justicia, se le ha ocurrido discutir el tema de fondo, el robo bajo ley a ciudadanos que no llegan a los 20 años de aportes a la ONP. 

Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

Los pobres y clase media desacatan las normas de la cuarentena, falso, la televisión expone solo como los pobres y clase media organizan fiestas clandestinas, los ricos y millonarios del Perú también organizan y hacen sus fiestas clandestinas, solo que los pobres y clase media se van a discotecas populares donde la policía los pilla, mientras que la clase millonaria lo hacen en sus mansiones que están en zonas distantes de la policía donde su patrullero no llega ya que sería gastar mucho en gasolina. 

Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

Vamos a llegar a 25 mil contagiados al mes de diciembre si esto va así, y a una lamentable perdida de 300 muertes por covid 19 en la región Pasco.

Es un  escenario magro, cetrino y descarnado que se vive,  haciendo una mirada pesimista y proyectando la negrura existencial en la región quizás lleguemos  a sobrepasar el 10 % de la población que se contagiara inevitablemente a fines de diciembre y la tasa de mortalidad sea el  0.1 % haciendo de nuestra primavera un invierno letal, un octubre con la fe del mes morado desmoronada, un noviembre aniversario de la región sin nada que festejar sino más bien más lamento y lloro,  y una navidad nada feliz sin paneton y catando el  chocolate de angustia.

Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

No soy muy amante del vuelo de cometas, no le veo el garbo en hacer volar un pedazo de papel o plástico atado con un largo cordel, que cuan más extenso y alto te dice que eres célebre; es como si a los niños se les haga creer que la vida es triunfar cuando estas atado a algo o alguien sin dejarlo ir.

Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

La parca se ha llevado a muchos conocidos, la muerte tan sorprendente está desbocada y como que lo sientes cerca, las autoridades de la salud ya lo han dicho si tienes sobre peso, eres gordo, obeso, y con diabetes de hecho eres a quien más busca el covid 19 para llevarse al más allá.

Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

Volvemos a clases, escolares, maestros, maestras y directivos, reaparecemos para aplicar ese remedo y apresurada estrategia de última hora llamado APRENDO EN CASA, si ya la educación presencial estaba en crisis con sus diversos modelos de laboratorio pedagógico , EBR, EBA, JEC, COAR, IEP, entre otros ,ya  allí se nota que no tenemos rumbo y que cada uno educa a la niñez y a la juventud de acuerdo a su quijotismo pedagógico, no tenemos camino fijo , no sabemos que queremos del niño, no somos conscientes que juventud sacar, que párvulos formar, y que producto mostrar.

Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

Según los investigadores de cesaludcarrion.com y la red social Wallpari Soluciones Digitales, los 5 distritos más riesgosos de andar según índice de contagios a la fecha es Tinyahuarco, Huariaca, Huayllay, Chaupimarca, y Villa Rica, esto es así porque el covid 19 se mueve, anda, camina y trota más en estos sitios que en los otros distritos de la región.

Yo no tuve el privilegio de conocerlo en sus albores y esplendor de heroico dirigente del magisterio, ni como encomiable defensor de los intereses de las grandes mayorías. Llegué en su otoño de poder y fama, pero en otra faceta.  No obstante a que era estudiante de periodismo, vivía mi propio mundo, enajenado de la realidad local, más, con los ojos puestos en lo nacional; entonces, Trueno Rivera solo era un apelativo cualquiera, cuyo mito de heroico y respeto generalizado fui conociéndolo por los testimonios, las habladurías de admiración a voz baja, los convites, las miradas lascivas de modestas madres de familia de los recónditos lugares que visitaba el presidente regional de Pasco, Dr. Félix Rivera Serrano, y su equipo, entre ellos un modesto practicante de comunicación. Una acotada reflexión de su ocaso como político gobernante, y un comentario de lo humano que somos, hechos de virtudes y defectos.

Por Yonel Rosales