Muchas frases, muchas congratulaciones, diversas manifestaciones, exagerados títulos, y celebraciones para justificar los gastos públicos en una simple conmemoración de un años más de la creación política de nuestro departamento. La ciudad de Cerro de Pasco es la más alta según la altitud sobre el nivel del mar, y la más baja en cuanto a desarrollo y crecimiento, analfabetismo, desnutrición  frente a otras ciudades del país.


Este 27 de noviembre del 2018 Pasco cumple 74 años de Creación Política, la misma que fue promulgada mediante Ley 10030 por el entonces presidente de la Republica Don Manuel PRADO UGARTECHE. En 1931, el despreciable tirano Luis Miguel Sánchez Cerro cambio la capital del Departamento de Junín que por más de ochenta años lo desempeñaba con altura. Fecha oportuna para hacer llegar un saludo afectuoso a los Pasqueños en sus tres provincias, Daniel Carrión, Oxapampa y Pasco. Un abrazo cariñoso a todos los pobladores, tanto a los de sus capitales como a los de sus pueblos más alejados, que luchan día a día por ser útiles a nuestro país.

En este nuevo aniversario de nuestro departamento, encontramos una oportunidad más para replantear el modo en que vamos a trabajar, cada uno desde su lugar; en las II EE, los medios de comunicación, los municipios, el gobierno regional o donde quiera que nos desenvolvamos, para que la ciudad de Cerro de Pasco y la Región puedan avanzar y alcanzar un significativo desarrollo, incluyendo al conjunto de la colectividad.

Vamos a cumplir la engañosa cifra de 74 años, ese formalismo que cualquier ignorante de nuestra historia creería ,que recién somos , una sociedad infante, una sociedad chiquilla, y no es así, no somos una sociedad nueva, reciente, somos una sociedad vieja y achacosa, una sociedad egoísta y envidiosa, nacimos con el descubrimiento del mineral y moriremos con la desaparición de esta, cuando nacimos como sociedad  se hablaba de la tierra del frio y la altura, era el albor de la gran ciudad que emergía con retos y perspectivas grandes, éramos la ciudad con futuro pero que ¿somos? Una sucursal del silencio, una sede de la apatía, una hijuela de la involucion.

Se nos dio el título de “capital minera del Perú” ¿y que somos?, capital de la apatía social, centro del desgano popular, medula de la indolencia, meollo de la vanidad que habla del pasado grandioso y que es miope de la triste  realidad; ya no hay minería, los dartes han parado, el muqui ha guardado sus tesoros, la gran mina de antes está cerrada y nunca más abrirá, somos capital de relaves, no hay minería, no hay mineros, no hay trabajo, no hay empleo, no hay progreso, estamos estancados, “capital minera” , capital del abandono, de la desidia y del eterno nublar al no saber qué hacer con nuestro destino.

Luego de la anestesia social vivida por el mundial de fútbol los peruanos vuelven a vivir su mediocre engaño a sentir su burbuja de fingimiento su filantropía con la ilusión; el peruano cierra los ojos ante lo evidente apaga la luz a la pulcritud y desdeña el color de su bandera, prefiere creer que el “peru es mas grande que sus problemas” esa frase positivista del gran historiador Basadre;  optimismo iluso, los problemas son mas grandes que los peruanos porque no hay solucion a lo germinado por la herencia genética social de los hábitos malsanos aprobados por la tradición , nuestros males y su raiz son de siglos y el latrocinio hasta normal moral aceptable se ha hecho, ¿Por qué soñar entonces con un nuevo Perú?,¿Por qué insistir en esa beatificación social que pretendemos cada vez que un audio o video aparece mostrando lo deshonesto que somos?  Allí es espectacular la pose del moralista, es éxtasis notar a los clérigos de la etica mover las campanas de la alerta axiologica que al final solo dara campanadas al viento y los oidos de la gente solo los pondrá en alerta un breve tiempo hasta que después la amnesia hará su rol   de perdonar y olvidar y volveremos a encontrarnos con esa rutina de la cual somos esclavos aceptar que todos somos corruptos y  que “tire la primera piedra aquel que no lo es” .

Recién terminé mi testamento amigos, como que me excedí. Gracias.

 

La Ley 30793, #LeyMulder, es la venganza del cinismo. Contrariamente a los que lo denominan ley mordaza, considero que esta norma, “solo”, es discriminatoria, pero una discriminación grave. En cambio el bien planteado proyecto de ley del congresista, acobardado, Clayton Galván, sí que habría sido una mordaza para muchos cachueleros. No obstante, hecha la ley, hecha la trampa; dará comienzo a la verdadera mermelada.     

Por Yonel Rosales

El mermelero es el periodista adulador, a cambio de un pago o favores le echa flores a un personaje o institución. Es fácil de descubrirlo. De un día para otro, de lo mal que hablaba de un personaje, pasa a alabarlo. Es una coima para comprar tu línea editorial, un condicionamiento. Un acto ampliamente rechazado. El congreso de las Yesenias, de los delincuentes con orden de captura, que no pueden ser encarcelados porque tienen inmunidad parlamentaria,utilizó a los odiados mermeleros para ganar adeptos a favor de la ley Mulder.

Martín es la decepción continuada. Obviamente esta columna no es para hablar de mi amigo, ahora, alcalde provincial Martín Solís, sino del señor Vizcarra, tocayos ellos. El presidente de la república ha sido puesto en jaque, antes de siquiera aprovechar su enorme popularidad de la nada, por lo contrario, su paso por el Ministerio de Transportes debió marcarlo. Un gobierno débil, acogotado por el keikismo y jaqueado por el pueblo. Tan dormidos no estábamos. No todos fueron anestesiados con el fútbol, como estimaba en la publicación anterior, para callarse ante el alza de los combustibles.    

Por Yonel Rosales

Los actos de juramentación de brigadieres y  entidades estudiantiles en las Instituciones Educativas de Cerro de Pasco – como es el caso de la Institución Educativa N° 31 “Nuestra Señora del Carmen” – motiva este comentario,  ya que en estos eventos  se toca un tema recurrente: el de la disciplina.

A lo largo de la historia de Pasco, una de las principales dificultades para sus gobernantes, y un verdadero dolor de cabeza para todos ellos, incluido Don Teódulo Quispe Huertas, es la ejecución de la carretera Pasco – Yanahuanca; pero para esta gestión parece que la cosa realmente se puso color de hormiga (sin agraviarme), en los últimos días se escucharon muchas voces sobre la ejecución de esta importante vía, la que empezó en la gestión de Don Raúl Espinoza Soto hace ya lejanos 14 años, a la fecha increíblemente no puede concluirse: expedientes mal elaborados, arbitrajes que no solucionan nada, gastos por demás innecesarios, vergonzosos e inescrupulosos contratistas derrochando irresponsabilidad en cantidades industriales han hecho que esta vía, tan necesaria para la provincia Daniel  Carrión, aún no se concluya.