Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en Filosofía y CCSS

Nosotros debemos respetar a quienes nos dominan por medio de la verdad y no aquellos que lo hacen usando la violencia.

Lo pasado en Oxapampa con parte del comité de revocatoria que fueron agredidos de modo salvaje y vil, no es digno de personas, es conducta de irracionales, brutos y alfeñiques mentales, trogloditas e ignaros, que tiene como único recurso el embate físico y verbal contra quienes piensan distinto.

No estoy de acuerdo con la revocatoria y lo escribí cuando recién iniciaban, que esta acción es al final una broza, y cual hojarasca sucumbirá al peso del viento de la mafia debajo de la mesa que dicta los destinos de estos emprendimientos.

No estoy de acuerdo porque tengo el prejuicio enseñado por la experiencia de que se venderán, negociarán, y dirán que al menos se intentó, pero que al final naufrago arguyendo diversas razones.

Estos últimos días en ese comité ya se notaba desgaste y contradicciones en sus ideales y modos de proceder, en sus formas de apañarse, en sus recatos que la política permite, pero las redes sociales develan.

Sin embargo, respeto ese acto democrático, admiro ese esfuerzo de algunos tan quijotesco, quimérico, admirable por momentos, de plantarse en cada plaza y pedir a la gente que firme y bien si lo hacen y los he visto también respetar a quienes no, los he escuchado sustentar su vocación de revocar al gobernador por su pésima gestión y han mostrado respeto por quienes cavilan lo contrario.

Pero ver las imágenes de un maltrato a un añejo ciudadano de manera tan bestial, muestra que en Oxapampa hay barbaros y salvajes cuyo único lenguaje es la violencia y la intimidación a quien delibera lo contrario a su acción política.

La reacción violenta frente a un estímulo es de primates, cabecillas de cantina barata, arcaicos que perviven en esta modernidad, y causa sorpresa y estupor que sea en una tierra llena de hombres y mujeres tan gratos y afables; estos montoneros de la bestialidad y su accionar contra quienes promueven una acción democrática no pudo ser a sistémica, no pudo ser casual, peor coincidencia, se notaba allí una  prensa ramplona, se deduce allí que hay malhechores de callejón tan baratos de comprar sus voluntades que seguro que su kilo es igual a un céntimo y su motivación a lealtad rentada.

Queda mal el gobernador a pesar de que muestre miopía social, queda malísimo su gobierno a pesar de que no harán ningún esfuerzo en mostrar lo contrario, hace tiempo que ya nuestro regente perdió el horizonte hacia dónde ir, que hacer, que mostrar, por eso chelea, por eso lo veo enjuto en sus actos públicos y canoso en sus apariciones, dando muestra de desgaste y extenuación.

No a la violencia, respetemos a quienes promueven vacancia o revocatoria, usen las armas de la persuasión inteligente, del argumento sesudo, de la habilidad sabia de superar procesos de revocatoria con astucia, creatividad e imaginación, alto al ímpeto, bienvenida la lucha de contrarios con respeto y diplomacia porque estamos en democracia y no en jungla.