POR: DANIEL ESTRELLA QUIROZ

Estamos muy próximos a cumplirse 200 años  de nuestra independencia nacional de la dominación española desde que invadieron en 1532. Esta celebración del Bicentenario se encuentra  ensombrecido por la situación crítica por la que atraviesa nuestro país; crisis de salud, crisis económica pero lo más   grave crisis ético y moral que corroe gravemente el desarrollo de nuestro país. En medio de esta coyuntura de lucha política por las elecciones generales a realizarse el próximo año, no será posible conmemorar convenientemente estas efemérides de trascendencia nacional e internacional; sin embargo no será óbice para los pasqueños celebrar el Bicentenario de la primera batalla libertadora del 6 de diciembre de  1820.

Cuando el Libertador el General don José de San Martín llega a Paracas setiembre de 1820, dispone la penetración a la sierra Central una guarnición del ejército al mando de General Don José Antonio Alvares de Arenales, quien luego de librar algunas escaramuzas en el trayecto llegó a Cerro de Pasco donde se encontraba acantonado una guarnición del ejército realista al mando del Gral. O’Reylli. Un 6 de diciembre por la mañana se produce el  enfrentamiento por las inmediaciones de la laguna de Patarcocha terminando en horas de la tarde por el paraje  de Uliachín donde resultaron derrotadas las tropas del ejército realista.  Este día se sella la Primera  victoria del Ejército Libertador del Gral don José de San Martín en esta ocasión dirigido por el Gral José Antonio Alvares de Arenales, quien dispuso que el día siguiente 7 de diciembre se celebrara este gran triunfo culminando con la proclama de la independencia en la Plaza de Chaupimarca de Cerro de Pasco.

En efecto, para la Región Pasco ya estamos a pocos días de cumplirse el Bicentenario del primer grito de independencia tras la derrota del Ejercito realista, por tanto la celebración esta encima de las autoridades quienes deben cesar o hacer un paréntices en sus controversias internos a fin de rememorar este acontecimiento de gran trascendencia en nuestra historia nacional. No esperemos que el gobierno central lo organice la celebración, sino las propias autoridades de Pasco deben realizar actividades diversas para rendir homenaje a aquellos peruanos y pasqueños que ofrendaron su vida por nuestra independencia cuyos restos aún se encuentran en el cerro de Uliachín. Plausible el trabajo de don Rodolfo Rojas Villanueva quien está realizando los trámites al Congreso de la República para que se declara “Patrimonio de interés nacional la Batalla de Cerro de Pasco. Así como esta actividad hay tantas maneras de celebrar sin la necesidad del acostumbrado desfile escolar; solo falta el interés, voluntad y sentido patriótico de nuestra autoridades de Pasco para trascender  el acontecimiento más valioso como preludio de nuestra Independencia Nacional ocurrido el 28 de julio de 1821.

Invoco a todas las organizaciones vivas de Pasco para que aúnan esfuerzos e insten a sus autoridades que es hora de  rememorar y valorar lo que nuestros antepasados hicieron por este Perú Libre, Democrático  y Soberano. ¡ Viva el Bicentenario de la Batalla de Cerro de Pasco ¡.