Lic. Yonel Rosales Caballero.

Me equivoqué al creer que este congreso sería mejor que el anterior fujiaprista. Pensé que se portarían bien considerando el repudio que generó en la población los parlamentarios disueltos. El poder los envalentona a estos hijos de Vizcarra, porque es gracias al expresidente Martín Vizcarra, que tuvieron la oportunidad de ser electos como tal. Sin embargo, el vuelto fue vacarlo, como si se tratara de la venganza del mismo fujiaprismo. Acá que no nos vengan con el cuento de la lucha contra la corrupción, allá los babosos que se lo creen esa burda perorata, y más tontos aun los que lo hacen suyo, porque si de limpieza se tratara, los golpistas hubiesen empezado por casa. Iniciar por automutilarse las manos, los pies y el resto de los órganos, pues la gangrena de la corrupción hace tiempo que apesta en el seno de este parlamento que dicen ser frontales con los corruptos.

Este meme se hizo tendencia en las redes sociales, suponemos refleja la indignación del pueblo frente al golpe de estado - Imagen: Internet

Me disculparán los babosos, pero lo digo por la sencilla razón: actualmente este congreso que se rasga las vestiduras por los corruptos, tiene, no uno, sino muchos parlamentarios con investigaciones iguales o peores que los de Vizcarra. Según la página El Foco, son 81 congresistas con sendas investigaciones fiscales por delitos variados que los harían avezados delincuentes. Pero ahí, otorongo no come otorongo. Los más notorios son; el congresista Humberto Acuña, un delincuente sentenciado en segunda instancia por coimear a la policía. Está inhabilitado para ejercer cargo público, empero, a los indignados de la corrupción esto les importa un bledo. Alianza para el Progreso (APP), el del símbolo de la A, de César Acuña es el campeón en tener candidatos sentenciados por corrupción. Está el presidente de la comisión de fiscalización Edgar Alarcón, con graves acusaciones e investigaciones bien fundamentadas. Tampoco pasa nada. Por lo contrario lo blindan constantemente. Entre los furibundos de la vacancia, está Omar Chehade, gracias a su inmunidad parlamentaria se salvó de ser sentenciado por corrupto en el gobierno de Ollanta, solo tuvo que renunciar a la vicepresidencia, pero su hermano fue condenado.

De todos los imbéciles, quizás los antauristas sean los campeones. Estos babosos se lo tomaron en serio las afirmaciones de su líder, un loquillo. Que si llega a ser presidente fusilará a los corruptos. ¿Por qué no empieza por fusilar a su congresista Alarcón? Un impoluto como Antauro, por qué termina aliándose con José Vega, dueño de UPP que se alquila a la mejor oferta. ¿Notan la incoherencia? Por eso, no le creo ni una pisca del cuentazo de lucha contra la corrupción de Antauro ni de este congreso, no es verdad. Estos parlamentarios tenían la histórica oportunidad de hacer profilaxis en el país, pero por lo contrario, como pasó con los miembros de los cuellos blancos, los blindaron. Este mismo congreso que se indigna con el presunto coimero Vizcarra, es el que no ha hecho nada frente al caso lavajuez. ¿Se dan cuenta?

Por eso, la vacancia de Martín Vizcarra es un golpe de estado por la sola la ambición del poder, no hay otra explicación razonable si tenemos en cuenta todos los blindajes que hacen con los suyos. Estos golpistas, lo único que buscaron es la excusa. Hace poco más de un mes, intentaron la vacancia con la insignificancia del caso Richar Swing, donde Vizcarra metió la pata al tratar de defenderse. Hicimos el ridículo mundial. Y como si se tratara de un país bananero, poco tiempo después, otro proceso de vacancia con una investigación fiscal, donde aspirantes a colaboradores eficaces sindican de coimero a Vizcarra. Bien podía ser encarcelado ni bien terminaba los pocos meses que le falta de gobierno, pero apostaron por sus intereses personales a costa de la inestabilidad e incertidumbre.  

A estos congresistas les pareció muy corto el tiempo de su mandato, en el primer momento, como Vizcarra ya había convocado a elecciones sin hacer caso el pedido de Acción Popular y APP de postergarlo, quisieron hacerse del poder para suspender las elecciones. Con la alerta hecha por el propio Vizcarra, que estos golpistas querían suspender las elecciones, les malogró los planes. Ahora solo queda esperar, con qué propósitos, en la segunda vez, lograron dar el golpe en medio de una crisis económica, sanitaria y a pocos meses de terminar el gobierno. Como quedó demostrado con la intención de adelantar las elecciones y ahora de no ir al TC, el expresidente no se aferraba al poder.