Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

La conchudez tiene bandera en la región Pasco, y se llama ELECTRO CENTRO, estos gilipollas rinden y alaban al subjetivismo matemático, dan honores a la seudo ciencia, loan al oscurantismo que hizo permanecer en la ignorancia mil años a la humanidad.

Ellos usan la técnica primitiva del tanteo  para emitir los recibos de luz , tienen como libro de cálculo financiero a la pericia del champazo, y prefieren usar la brutalidad que aplicar la aritmética, la anti derivada reina en sus cálculos de ábaco disparatado, ellos   calculan el recibo del mes usando la tabla de tanteo que es igual a su tabla de valores cuya máxima expresión es la insensibilidad, lo sincope y el ataque a nuestro presupuesto mensual, el carterismo convertido en recibo del mes, el  escamoteo  hecho digitalización.

En plena pandemia los trúhanes de la luz eléctrica, no muestran humanidad, hacen llorar hogares, generan llanto en las madres, hace que el hastió, la cólera, y la rabia defequen en nuestra salud mental cada mes al escuchar cuanto debemos pagar por el tanteo, por esa crápula actitud de que primero “paga luego reclama”.

Según su informe anual esta empresa tiene como valores, “excelencia en el servicio” y su realidad es que ofrecen un pésimo servicio, tiene como valor el “compromiso” ¿algún proyecto social que haya generado en nuestra región y ciudad esta empresa? Pues ninguno ¿de qué compromiso habla?, tiene como valor la integridad, o sea son honrados, se nota su decencia al hacer al tanteo, al champazo sus servicios, tiene como valor dice “la innovación”, que descaro hace años que no renuevan nada en la capital ni en la región Pasco, esto porque tiene los peores transformadores de fluido eléctrico con antigüedad de más de 40 años, los cables que usa son del siglo pasado y hasta su llanta de sus camionetas y casco de sus trabajadores son de épocas primitivas.

y ¿saben qué valor más tiene esta empresa? Dice su “pasión por el cliente”, esto ya es pachotada, es ser cullu cara, es tener sandez, pues su pasión por el cliente es desplumarlo con sus exorbitantes cuentas por fluido eléctrico que nos caen, descomunales montos que nos tarifan mes a mes, pagando por consumos fantasmas, por exacciones que no las hacemos, pagando  por postes de luz publica inexistentes, y cuando cortan la luz o hay apagón tardan en su reposición, es decir su pasión por el cliente es ardor por maltratarlo, efusión por jodernos la existencia, así de tarambanas son con nosotros.

Esta empresa tiene su sede principal en Huancayo, y nosotros de Cerro de Pasco somos una unidad que depende de Tarma, o sea somos una especie de sub planeta, un Plutón dentro de sus negocios de luz en la región central del Perú, por eso que haya fluido eléctrico o no, poco les importa, que nos cobren archí mega jiga tera caro el consumo, les resbala,  para ellos somos unos ciudadanos de tercera y como tal nos tratan esa es su visión al parecer de quienes lo dirigen, nos tratan como una simple unidad de negocios.

Hasta el año 2018 esta empresa ha reportado ganancias netas de ¡121. 4 millones de soles!, ¡121.4 millones al año!, y no ha generado pérdidas, ¡negocio redondo! A costa de sus clientes y del sufrido pueblo pasqueño, solo el 2018 genero perdidas por un ínfimo 1.9 % o sea una nada, un chicle dentro de su universo de rentabilidad neta.

¿Y las autoridades? Señor prefecto proteste pues, pida cambios en las cabezas no de aquí sino de quienes son miembros del directorio de esta empresa privada con control público, Señores congresistas pidan autonomía operativa, pidan que se cree ELECTRO PASCO y así mandar en nuestra región, Señor Gobernador, alcaldes ya pues hagan su rol, ustedes representan al pueblo, hablen por el pueblo antes estos magnates de la luz en el centro del Perú.

Esta empresa de luz no nos sirve, abusa, atropella y arrollan con su recibo de fin de mes y talón hecho al “tanteo”, basta ya.

Fuente de datos

https://www.distriluz.com.pe/electrocentro/images/nosotros/docs/memoria-ELECTROCENTRO-2018-comprimido.pdf

Fotografía