Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. En filosofía

Cada 08 de marzo se conmemora el día internacional de la mujer, ¡sí!, de la mujer, aquel ser que casi todos loan, pero al igual que los varones, hay buenas, malas y recontra protervas.

Los idealistas saben que Adán desprecio el paraíso por una mujer, Eva se llamaba por si no se olvidan, si ella que no hizo caso a Dios y si a Dios desobedeció no esperes que toda mujer haga caso a la voluntad de su amigo, enamorado, esposo o padre o  madre.

Atahualpa vendió su trono por un cuarto lleno de oro y plata y como ofrenda carnal también le ofreció a Pizarro a su hermana de 17 años de edad llamada Inés Huaylas, al hacerse esta unión se fecundo una nueva mezcla de razas, mestizos, criollos y etc., muchos dicen que otras collas hubieran preferido suicidarse antes de copular con un español, pero Inés prefirió casarse con Pizarro.

El libertador Simón Bolívar, perdió la pulcritud de su imagen de gran protector por ceder el deseo de Manuela Sáenz; ella dejo a su marido por Bolívar e hizo que Simón Bolívar rompiera, quebrara y desmembrara los grados militares al imponer a su amante sin pasar rangos ni tiempos como Coronela y graduarla como Libertadora del Libertador.

Y porque no hablar de Marilucha, así es Marilucha que casi fue la novia oficial de Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador del APRA, Marilucha era bonita, aristocrática y caprichosa, Haya la nombro su secretaria y ella prometió seguir al líder aprista a todos los confines del Perú, y cuando fue el primer viaje rumbo a Trujillo Marilucha nunca fue, ya que enrumbo hacia otro lugar, choteando al gran líder y Haya se quedó con las ganas de hacer etc. con la compañera.

La perricholi, aquella mujer que le hizo perder la cabeza al virrey Amat, el virrey por ella desfalco fondos a la corona española, tranzo terrenos y títulos a favor de ella, creo hasta nuevos impuestos para satisfacer ciertos caprichos de la perricholi, el virrey Amat fue así desterrado del Virreinato por los excesos cometidos durante su mandato a causa de una mujer, la perricholi.

O el caso de Wallis Simpson esta actriz norteamericana que por su culpa el rey Eduardo VIII abdico, renuncio y dejo el trono de Inglaterra para casarse con esta mujer, ella casada dos veces anteriormente fue el motivo por la cual la monarquía inglesa por tradición religiosa la negó, el rey prefirió a Wallis que, al trono más poderoso de esos días, si hay alguien que por amor dejo el poder político, económico y social fue Eduardo VIII.

Ni que decir de Betzabe aquella mujer que enamoro y sedujo al rey David a tal punto que este mando asesinar en el frente de batalla a su marido Urías quien luchaba en el ejercito del rey, todo para estar juntos por amor y ella por el poder.

Y así hubo mujeres que derrocaron familias como la “tía julia” cuñada de Augusto Ferrando al cual el famoso animador de televisión del siglo pasado la convirtió en su amante, Augusto nunca dejo a su esposa, pero nunca también la amo, para eso estuvo siempre con su hermana menor de su esposa que fue su amante desde antes que se casara con su hermana hasta cuando lo enterraron a Ferrando.

Y así, hay muchos casos de mujeres que por su causa hombres grandes, buenos y malos casi pierden todo, Fujimori con Susana Higuchi, Abimael Guzmán con Augusta la Torre, y quien más que le descubrieron todas sus mafias y corrupciones gracias a una mujer la “pinchi pinchi” que mostro a Vladimiro Montesinos en su verdadera maléfica dimensión.

En nuestra región, hubo casos en nuestra historia como el de esa mujer que probablemente llevo al cruce de Yanamate a un alcalde distrital y se produjo un asalto producto del cual el joven alcalde llego ya casi fenecido al hospital.

O de esa jovencita que encandilo a otro alcalde distrital de tal forma que este dejo a su esposa, y se fue con ella dándole la administración de su dinero mal o bien habido, esta chica después se fue con toda la plata dejándolo en la miseria económica y moral a este hoy ex alcalde.

Ni que decir de otro alcalde provincial que dejo a la esposa por otra ni bien obtuvo el poder político y genero una bronca que hasta el suegro de él intervino mediáticamente para hacerlo ver como es.

En fin, que lance la primera piedra aquel que no ha perdido los estribos por una mujer, aquel que no perdió el razonamiento por una dama, aquel que por amor perdió todo y al dar todo recibió a cambio embates, ofensas, traiciones, y prevaricaciones; no hay santas ni santos, todos somos relapsos y nefandos.