Autor: Jurisconsulto y Abogado: Isaac Raúl HUAMALI SANCHEZ, Ex Candidato al Congreso Nacional de la República del Perú y a Vicegobernador Regional por Pasco.

 

Por más de 12 días, los niños de Cerro de Pasco, junto a sus padres están protestando frente al Ministerio de Salud, en la ciudad capital de Lima; porque ya no soportan la afectación a sus vidas por CONTAMINACION de plomo en sangre y más de 12 metales pesados por exprofesa culpa de la actividad minera.

Este acto heroico y de genuina protesta constitucional debe ser no sólo mirado y contemplado por el pueblo y las autoridades, sino democráticamente RESPALDADO por todos nosotros, para arrancar un resultado de proyección de vida y sanidad de niños y niñas de la tierra de Huaricapcha y Carrión: Cerro de Pasco.

¿Acaso los hermanos de la Región y del Perú no saben que los niños y niñas contaminados delictualmente y sin rasgos de humanidad por las mineras, hoy por hoy están sufriendo la enfermedad de la leucemia y otras graves males neoplásicos por tener plomo en sangre?

¿Acaso también los pobladores de Pasco y el Perú y sus respectivas Autoridades: Nacional, Regional y Local, olvidan que aquellos niños junto a su madre están emanando o botando sangre por la nariz, a raíz de plomo y más de 12 metales pesados en su sangre?

¿Acaso no tenemos memoria que el año 2017, se pesquisó y reconoció que al menos 6 mil familias están CONTAMINADAS con el metal plomo y otros por efectos de la actividad minera en el distrito de Simón Bolívar, región Pasco; donde el Ministerio de Salud (MINSA) ese propio año 2017 llegó a RECONOCER que 35 niños presentaban gravísimas patologías como leucemia y neoplásicas (entiéndase cáncer) por contaminación ambiental?

¿Dónde están los Defensores de los Derechos Humanos y fundamentalmente las Autoridades Electas de Pasco como Pedro Ubaldo Polinar, Marco de la Cruz Bustillos, Omar Raraz Pascual, el actual alcalde de Rancas y los actuales congresistas electos por Pasco?. La respuesta es simple: están durmiendo sanchopancescamente en sus laureles, meditando y pensando como granjearse y beneficiarse de millones de soles por efectos de la corrupción.

Los niños afectados por plomo en sangre, deben ser atendidos y sin postergaciones, en hospitales especializados fuera del país; porque en el Perú no encontramos hospitalizaciones especializadas de tal magnitud y por ello la solución tiene que ser a nivel Presidencial Peruano; y por tal razón el pueblo de Pasco, con sus Autoridades electas a la cabeza, tenemos el deber de acompañar a la solución de la inmensa y grave problemática del plomo y 12 metales pesados en la sangre de la población infantil y en general del Pueblo Mártir de Cerro de Pasco.

En articulo 2 numeral 1, de la Constitución Política del Estado preceptúa que “Toda persona tiene derecho a la VIDA, a su integridad física y a su libre desarrollo y bienestar”. El artículo 2 numeral 22, de la Ley de Leyes Nacional indica normativamente “Toda persona tiene derecho a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida”. Y por último al artículo 1,  de la Constitución Nacional ordena “La defensa de la persona humana y el respeto de su DIGNIDAD son el fin supremo de la sociedad y del Estado”.

Todas estas prescripciones normativas constitucionales son letra muerta para los afectados e indefensos niños y población en general; y expresamos enérgicamente y sin temores que el Pueblo de Pasco tiene el momento histórico de actuar con resultados inmediatos.

Concluyentemente, la juventud de Pasco, que es nuestra vívida esperanza del cambio generacional de la tierra nuestra, concientice esta problemática de la niñez Cerropasqueña amenazada de morirse por plomo y 12 metales pesados en la sangre, si no hacemos nada hoy y sólo miramos inertemente. Es momento de la acción de cruzada juvenil en pro de la vida de los niños lesamente amenazados de muerte.

Nuestro Dios Todopoderoso Bíblicamente Ordena: “Dejad que los niños vengan a mí; porque de ellos es el Reino de los Cielos”; a esa niñez de la Tierra de Machos y no de Muchos: Cerro de Pasco, no la dejemos impunemente morir y sin extender nuestra solidaridad humana.

¡Dios Proteja y Bendiga al pueblo peruano!