Autor: Jurisconsulto y Abogado: Isaac Raúl HUAMALI SANCHEZ, Ex Candidato al Congreso Nacional de la República del Perú y a Vicegobernador Regional por Pasco.

 

Por vez primera en la historia Republicana del Perú, una mujer fue elegida y designada como Presidenta del Tribunal Constitucional, Ente que de acuerdo al artículo 201 de la Constitución Política de Estado Peruano es quien CONTROLA como Órgano Máximo el cumplimiento de la Constitución, norma jurídica de mayor jerarquía dentro de la sistemática normativa del Estado Peruano.

Debemos entender que el Tribunal Constitucional se compone de 07 Miembros elegidos por 5 años y por el Congreso de la Republica con el voto favorable de los dos tercios del número legal de sus miembros y que una de sus funciones importantes es la de conocer, en última y definitiva instancia, las resoluciones denegatorias de Habeas Corpus, acciones constitucionales de Habeas Data y de Cumplimiento.

¿Quién es y cómo se llama la nueva y Primera Presidenta del Tribunal Constitucional Peruano?

Sus nombres y apellidos son Marianella Ledesma Narváez, una Doctora en Derecho, egresada de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la 1ra Universidad fundada en América a quien Isaac Raúl Huamali Sánchez lo tuvo privilegiadamente como una de sus Maestras del Post Grado, en el Doctorado en Derecho y Ciencia Política en los años del 2007 y 2008, en la Universidad Decana de San Marcos.

Profundizando aún más sobre la biografía de la actual Presidenta del Tribunal Constitucional Dra. En Derecho Marianella Ledesma Narváez, expresamos con mucha verdad que dicha mujer peruana tuvo como Padre – Progenitor al Abogado ya desaparecido Dr. Genaro Ledesma Izquieta, Hombre De Leyes que se hizo conocido nacional e internacionalmente con las experiencias políticas desde Cerro de Pasco. Los que nacimos y seguimos viviendo en esta heroica tierra de Cerro de Pasco otorgamos la vivencia del Dr. Genaro Ledesma Izquieta, quien fundó la organización política llamada: Frente Obrero, Campesino, Estudiantil y Popular (FOCEP) en los años 80 y que juntos con líderes históricos como Hugo Blanco Galdós, el Dr. Alfonso Barrantes Lingan, formaron el políticamente la Alianza Revolucionaria de Izquierda (ARI), que en las elecciones presidenciales de 1985 quedó en el segundo lugar, pudiendo haberse convertido en la primer conclave de partidos de izquierda que hubiese gobernado nuestro Bien Amado Perú.

De aquellas entrañas nace y viene la actual presidenta del Tribunal Constitucional Dra. Marianella Ledesma Narváez y sobre quién recae el peso de la responsabilidad de la conducción no politizada, menos entregada al favoritismo político del Tribunal Constitucional que prácticamente estuvo al servicio de otra mujer llamada Keiko Fujimori Higuchi que causó y sigue causando demasiado daño al Perú y los peruanos.

Entre las principales preocupaciones de la Dra. en derecho Marianella Ledesma Narváez está el de agilizar y resolver las más de 5 mil casos constitucionales pendientes que tiene el máximo órgano de control de la constitución, entre ellos el Habeas Corpus como el que liberó a Keiko Fujimori, en escándalo nacional e internacional pese a no tener derecho y ayudado vergonzosamente por el mal tribuno y ex presidente del Tribunal Constitucional Ernesto Blume  interesado y sospechoso voto de Carlos Ramos.

Los peruanos ya no podemos seguir perviviendo y soportando insultos y daños de quienes detentan el poder oscuro de los destinos del Perú; las corruptas como Keiko Fujimori que se aprovecharon de millones y millones de soles sucios e ilegales no pueden seguir andando libres; mientras un joven provinciano que robó una billetera con S/.300.00 o un celular de S/.500.00 esté condenado a 12 años de pena privativa de libertad efectiva.

Tenemos la vívida y dialéctica esperanza que los destinos del Tribunal Constitucional – Legal de la justicia peruana cambiara radical y útilmente para beneplácito y bondad de los peruanos con la hoy y actual presidenta del Tribunal Constitucional Dra. en Derecho Marianella Ledesma Narváez.

¡Que Dios los Proteja!; ¡Que Dios los Bendiga!