Por Roberto Carlos QUINTANA VILLAVICENCIO

Lic. en filosofía y CCSS

Pasaba por la calle “Teófilo Morales Janampa” en la capital de la región Pasco llamado Chaupimarca, o “centro del pueblo” nunca entendí como nos pusieron de nombre distrito de Chaupimarca, habiendo quizás opciones diferentes, “San Esteban de Lauricocha”, “Nuestra señora de las Nieves” o mi favorito “Cerro de Pasco” pero hasta ahora digo ¿cómo se acuño llamarnos “centro del pueblo”?  Chaupimarca.

Les decía que caminaba al encuentro de la mujer que amo para mirarnos por esa calle, y como se tardaba en llegar , en una cita el 90 % de las mujeres llegan morosamente, paciencia hermanos humanos; estaba a mitad de esa calle que lleva el nombre de un héroe de guerra, claro “Teófilo Morales Janampa” él fue un sargento fallecido en el conflicto territorial en 1941 con Ecuador junto con “Lorenzo Rokovich Minaya” otro héroe de guerra  y que bien lleva un barrio de la ciudad antigua su nombre, es por eso que considero bueno y correcto que en la última elección a Señorita Yanacancha  haya habido preguntas a las candidatas sobre nuestra historia, cultura e infraestructura del Cerro de Pasco, ya que eso refuerza mucho el espíritu de interés en nuestra vida urbana y rural de la tierra de gran altura.

Entonces cuando estaba en medio de esa calle antigua, al medio miro todo derruido, deteriorado, cerrado la famosa discoteca “Leopardo” escenario de muchas vivencias de la juventud de los 90 y 2000, vaya aunque no era muy asiduo a las discotecas, las comparo ahora y en verdad se cumple la dialéctica del filósofo Demócrito “nadie puede bañarse en el mismo agua de un rio dos veces” nada vuelve solo recuerdos quedan, imagínate que para mis tiempos las discotecas quedaban en el local de la cooperativa “San Miguel”  por la calle Yauli, después otra había en la calle “Pedro Caballero y Lira” y pues eran técnicamente lo que mejor había unos 4 parlantes a dos canales, luces que eran unos focos forrados con plásticos de diversos colores para crear un escenario psicodélico común pero de impacto para la ocasión, esos tiempos las discotecas funcionaban solo los domingos de 2 hasta las 9 de la noche máximo, pero te hablo de la época de los 80, donde en verdad no teníamos un local adecuado como si quizás ahora hay, sistemas de luces, sonido mejor y otras parafernalias que hacen interesante e impactante hoy las discotecas.

El “olimpo” discoteca antigua, “onda 2000”, “studio 54”, “La máquina” discotecas ya desaparecidas, ah y el “uranio”, discotecas en la cual fueron espacios de socialización para que la juventud encuentre con quien formar su hogar, con quien trampear, gilear, tantas cosas; lo que no hacían en sus casas los jóvenes lo hacían en las discotecas, lo prohibido en la sociedad era libre de hacerlo en una discoteca, la gran mayoría conoció a su esposo, esposa, amantes, etc. en una discoteca, en esos espacios sociales nació la unión de tus apellidos y se estimuló tus desgracias encontrando sosiego y calma en medio de lo estruendoso.

Antes y ahora las discotecas fueron generadores de mejores economías familiares, es un buen negocio administrar y ser dueño de discoteca, por eso los cínicos triunfan financieramente en el mundo y la tierra minera no es la excepción, con las discotecas casi todos los burgueses cerreños forjaron sus fortunas para acrecentar después su capital en otros negocios, en fin, como dice un viejo periodista, “es su habilidad” y solo queda mirar y a veces admirar.