No es nuevo, ya es habito, ser despreciados, ser apartados de los grandes eventos, o en todo caso nos intentan hacernos creer que somos la “capital minera del Perú” o “la ciudad más alta del mundo”, cuando en el pasado éramos un campamento minero, y ahora somos un pueblo más en alguna zona del ande que es necesario su existencia porque hay minerales y personas; por eso de ser originales pasamos a ser replicas, todo en la ciudad casi es replica, plaza replica de tal original, calle replica de tal original, monumento replica de tal original, casa replica de tal original, museo réplica, autoridades réplicas y ahora para seguir aumentando nuestro estigma de ciudad de réplicas, nos traen una antorcha que es replica y no el original.

Usaron a nuestra juventud, a nuestra niñez para que lleven la réplica, para que ensalcen la imitación, ¿y las autoridades políticas, civiles, deportivas lo sabían?, ¡sí!, pero vaya para que decir la verdad mejor lucirnos con la falsedad, nos gusta la apariencia, somos ciudad de fingimientos, de conformismo, nos resignamos a llevar la antorcha falaz, y eso pasa porque nuestras actuales autoridades regionales, municipales no la luchan, no exigieron que teníamos el derecho que llevemos el original, pero no, poco les importo que al final dijeron “chi cheñor” , Como ya están acostumbrados, a aceptar tal presupuesto, tal dación, y donación, aceptan lo que los amos de los ministerios les dan, se extraña a quienes removían los ánimos y cuadraban a los ministros y exigían mayor respeto a nuestra región, a nuestra ciudad.

Nos gusta las réplicas, el duplicado, lo calcado, como nuestro alcalde provincial, que cuando uno lo ve hablando de proyectos mineros y su sustento del porque no aceptara que vaya el proyecto minero de Ayapoto si la minera local lo ejecuta, ¿qué hace nuestro alcalde de vocero de mineras?, ¿qué hace nuestro alcalde de comunicador social de las mineras que lidian por los proyectos de extracción que hay en el Cerro de Pasco? Más bien nuestro alcalde ya debería estar anunciando las grandes obras que se inauguraran en estas fiestas patrias, alistar ya la banda de músicos, las cintas de inauguración, y las grandes ferias de semana patriótica o mínimo la gimkana para el pueblo.

Pero no, nuestro alcalde al parecer como no tiene obras que inaugurar, muestra un tema de compra venta entre privados; en la ciudad falta agua y Él anuncia un tema a largo plazo; la ciudad  apesta señor alcalde por culpa de ese wáter grande que muchos le llaman laguna y usted envía un mensaje vía web sobre un tema entre mineras, al ciudadano le roban , le asaltan en pleno día e incluso están  llegando a extremos violentos nunca vistos en el Cerro de Pasco y usted feliz hablando como bróker de bolsa de valores o vendedor de acciones.

Nuestra juventud, nuestra niñez vio la réplica de la antorcha, igual que nosotros los ciudadanos  vemos solo replicas, la originalidad se perdió, la extraviamos en el camino de nuestra historia, por eso no tenemos identidad cultural, y si alguien no tiene identidad , entonces no ama lo que vive, no ama lo que está alrededor, por eso no amamos nuestra ciudad, ni nos amamos nosotros porque nos conformamos con lo poco que nos dan, con las réplicas, con las copias y encima mal hechas, que desvarió, que desden.