“¡Construyendo el cambio!”, “¡Teódulo Quispe Huertas Liderando el cambio!”, “¡Gobierno Regional de Pasco ejecuta obras de inversión para el desarrollo!” “¡Trabajo mancomunado entre Gobierno Regional y municipalidades muestran resultados en beneficio de la población!”. ¿Cuántas veces al día escucha usted mi estimado amigo estos mensajes? ¿Más de 15? Es posible. De ser así, y haciendo algunos sencillos cálculos, estaríamos hablando de 75 veces a la semana, aproximadamente 300 veces al mes sin contar sábados y domingos; con esa estrategia publicitaria, para nada nueva pero muy extendida en las instituciones públicas de Pasco, se espera convencer a la ciudadanía que la gestión en el Gobierno Regional de Pasco es una maravilla; que el trabajo de Don Teódulo Quispe Huertas, popularmente conocido como “Chirigallo”, es la prueba viviente de eficiencia y eficacia; que los mejores conceptos para definirla serían: buena y aceptable. Pero ¿hasta dónde tal muestra de entusiasmo y egocentrismo podría ser cierta? ¿Es posible que tanta maravilla, difundida con pasión y obediencia casi casi militar (con reuniones madrugadoras de por medio) sea cierta? Todo lo que intenta vendernos Teódulo Quispe Huertas y compañía ¿es cierto?

El pasado martes 18 de julio en el programa “Sin vergüenzas”, que se emite a través de Radio Minería, el Regidor de la Municipalidad Distrital de Ticlacayán, Wilfredo Bernachea Apelo, refirió que personal del Gobierno Regional de Pasco, entre ellos el gerente de Desarrollo Social, Dimas Victorio, y el asesor pollítico, perdón, político del Sr. Quispe Huertas, Gerson Camones, aprovecharon la entrega de vacunos a diferentes comunidades de Pasco (actividad propia del municipio ticlacaino) para mostrarse y hacer pasar como propia la gestión de dicha entrega  con el consiguiente beneficio a la población.

Para ponerlos en contexto: sucede que el pasado jueves 13 de julio la Municipalidad de Ticlacayán, liderada por su alcalde Wilfredo Angel Meza y sus regidores, entre ellos William Bernachea, realizaban la entrega de vacunos a las comunidades que fueron afectadas por la violencia del terrorismo en la década de los 80, éste beneficio, conseguido a través del Ministerio de Justicia y la Comisión Multisectorial de Alto Nivel (CMAN), entidad responsable de diseñar el programa de reparaciones a los afectados por el terrorismo, se logró luego de varias reuniones y  gestiones de la Municipalidad de Ticlacayán; a decir del propio regidor Bernachea los funcionarios del Gobierno Regional, y la propia gestión en general, nunca participaron de estas reuniones, nunca solicitaron beneficio alguno para Ticlacayán, y ese día, siempre bajo la versión del mencionado regidor, se presentaron sorpresivamente a la ceremonia de entrega solo para salir en la fotografía; lo que es más cuestionable aún es que días después se emitieron notas de prensa como si el Gobierno Regional fuera el principales gestor del logro conseguido; este hecho ha causado profundo malestar en la población de la tierra del ticlahuanca.

¿Qué pasó? ¿Se aprovecharon de la gestión ajena para promocionar la propia? ¿Es hora de tipificar la figura penal de Apropiación ilícita para publicitar? ¿Se puede tipificar ese delito? ¿Cuánta de la información que a diario nos venden es cierta? ¿Son responsables del desarrollo de los distritos o solo se cuelgan de logros ajenos? ¿Necesitamos más regidores para desenmascararlos?

Si hacemos un poco de memoria aquí algunas actividades promocionadas durante las últimas semanas: la Expo Ninacaca 2017, la Expo Rancas 2017, el Festival del maíz en Pallanchacra, la culminación del proyecto de agua para Pasco. ¿Serán todas estas actividades parte efectiva del trabajo de la actual gestión? O más bien ¿se trata del arduo trabajo publicitario de copiar, usurpar y pegar? Esperemos que no.

Queda clara una cosa: tienen un buen equipo de Relaciones Publicas, son tan buenos que hacen pasar como suyas actividades ajenas.