"Año de la Consolidación del Mar de Grau"

 

¿Quién es más corrupto, los médicos o los policías?

Categoría: COMENTARIO Publicado el Jueves, 27 Octubre 2016 Escrito por LIC. YONEL ROSALES CABALLERO Visitas: 221

“La crueldad de la corrupción cuando está en juego la vida de un enfermo”

A raíz del más escandaloso caso de corrupción del gobierno de PPK, con su exasesor, el médico Carlos Moreno. En diversos medios de comunicación nacional y también regional, saltaron otras denuncias de corrupción, casi todos giran en torno a los profesionales médicos. Viendo y leyendo de la crueldad con que actúan los que deben salvar vidas, una pregunta gira en mi cabeza, ¿quién es más corrupto, los médicos, los policías, abogados, jueces, fiscales, alcaldes…?  

 

Lamentablemente tendemos a generalizar. No decimos el policía Juan es corrupto, decimos los policías; tampoco afirmamos el juez Linio es un coimero, generalizamos a los jueces; no sindicamos que le encanta la sopa de choros al abogado Terrón, solemos decir todos los abogados son adictos a la sopa de choros. Así generalizamos a los periodistas, profesores y demás profesionales. En esta columna también peco al generalizar.

De llano la pregunta parece estar mal planteada. Quizás debamos interrogarnos quién es más cruel al ser corrupto, los médicos o los policías o los demás. Creo no equivocarme que a los ojos de la opinión pública los más corruptos son los policías, no porque sea así necesariamente, sino que están más presentes en nuestra cotidianeidad. Viajamos más y vemos más el actuar de los policías, vamos menos al hospital y sabemos menos de los médicos. Si viajas en un bus y te ganaste con que el conductor le coimeó al agente, la propagación del hecho se multiplica más que cuando un médico lo hiciera en su consultorio o, quien sabe, ni siquiera nos enteraríamos sino es hasta el destape de los negociazos de Moreno. Además, en la coima al policía tienen la ocasión de regatear, si eres caserito, te da yapa para pasar sin diezmo, pero si se tratan de presupuestos del Estado, manejados por malos profesionales, el enfermo no puede hacer nada, porque se lo llevan lo más que pueden.   

Cuando un efectivo policial pide una coima o lo recibe de quien le ofrece, no está en juego tu vida, como sí, sucede cuando un médico hace negocios con la salud de miles de pacientes. Si un policía se pone riguroso, “espeso”, al hallarle alguna falla al vehículo que conduces pese a que casi todo está bien, solo con el fin de sacarte para la “gaseosita”, la vida de algún niño pobre no pende de un hilo; en cambio, la entrañable niña puede morir si al médico no le da la gana de hacer que se repare los equipos de curación porque prefiere que esté malogrado, pues esa es su mina de oro. No lo digo solo por el exasesor de PPK, repito, en estas semanas salieron andanadas de denuncias de corrupción en torno a los profesionales de la salud, como el de la clínica La Luz, al que pagaron cerca de medio millón de soles por nada, bueno, por hacer algunos papeles que encubran el robo. El presidente de Foro Salud, Alexandro Saco, denunció que en muchos hospitales del país existen áreas privadas en torno al cual se hacen negociazos porque los equipos médicos pueden estar malogrados, negociazos con el cafetín, con las funerarias y así. Quienes dirigen los hospitales son médicos, si ellos lo permiten será porque están muy comprometidos con la causa de hacer dinero a costa de vidas. No se trata de unos soles, como sí, pasa con los policías que piden para la “gaseosita”, S/. 1.00 (un sol), aunque ahora ya dicen que la gaseosa subió de precio.  

Cuando se hace negocios con la salud de los más pobres, no solo lo condenamos a su pobreza, sino que ese pobre, además de sufrir las condiciones de la pobreza, deberá llorar por los dolores de la herida no curada. ¡Qué vergonzoso!, es leer las justificaciones de la jefa del SIS del Hospital Hermilio Valdizán de Huánuco, Deisy Tejada Chacón, que afilió al SIS a su padre Ciriaco Tejada, representante legal y gerente de la empresa “17 de noviembre”, cuando este seguro está destinado para los pobres. Pues es obvio, un gerente tiene recursos para medicarse, pero no, prefiere quitar la oportunidad, el financiamiento a una madre de escasos recursos.

Visitas: 221