Agentes de la Policía Nacional del Perú (PNP) retomaron el control del establecimiento penitenciario de Varones de Trujillo, en La Libertad, tras el caos generado por los internos en su intento por fugar de prisión.

A consecuencia de este amotinamiento, dos agentes del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) resultaron heridos, al igual que 26 reclusos de dicha cárcel.

Todo se habría iniciado cuando los internos del penal de Trujillo hicieron un forado en la pared hacia la zona llamada "tierra de nadie" para una fuga masiva de reos.

De acuerdo a la versión de la Policía, pasadas las 13:40 horas los internos del penal de Trujillo de diferentes pabellones, se amotinaron y quemaron colchones en los techos y en cada puerta de los pabellones.

Luego ellos tomaron a personal Inpe de rehenes, los mismos que al ser desbordados solicitaron el apoyo de la Policía.

Es así que 140 efectivos de USE, Escuadrón Verde, Escuadrón de Emergencia, SUAT, Terna, BIo Digimín, Inteligencia y otras unidades tácticas ingresaron a controlar la situación.

Tras usar gas lacrimógenos y perdigones se pudo tomar nuevamente el control y se detuvo a los que habían provocado este hecho.

Del total de heridos, solo tres fueron llevados al Hospital Regional Docente de Trujillo, el resto fue atendido en el tópico de dicho reclusorio.

Personal del Ejército ha establecido un perímetro alrededor de dicho centro penitenciario para reforzar la seguridad.

Familiares de los internos llegaron hasta el ingreso del establecimiento penitenciario para tener información de su integridad.